14 de agosto de 2020
7 de octubre de 2009

El tío de Paco Larrañaga dice que ahora la familia "podrá respirar" y confía en que su paso por la cárcel sea "leve"

Las Juntas de Guipúzcoa rechazan la pena de muerte "bajo cualquier circunstancia" por ser una forma de castigo "inhumana"

SAN SEBASTIAN, 7 Oct. (EUROPA PRESS) -

El tío de Paco Larrañaga, el joven hispano-filipino de 31 años condenado a cadena perpetua en Filipinas y que ya se encuentra en España para terminar de cumplir su pena, Francisco Larrañaga, aseguró hoy que, con este traslado, tanto su sobrino como la familia podrán "respirar" y confió en poder "desbrozar el camino que le queda a Paco para que sea lo más leve posible en la cárcel".

Larrañaga participó hoy en San Sebastián, junto al primo del preso Pablo Ibar, Javier Luariz, en la lectura de una declaración institucional aprobada por las Juntas Generales de Guipúzcoa en contra de la pena de muerte el pasado 2 de octubre por unanimidad.

En declaraciones a los periodistas, el tío de Paco Larrañaga no ha podido aún hablar con el preso filipino, aunque dijo haberle visto "bastante bien y mayorcete" en las imágenes que han ofrecido las televisiones de su llegada a Madrid.

Según aseguró, con el traslado a España de Paco Larrañaga, tanto su sobrino como la familia, "respirarán" y confió en poder "desbrozar un poco el camino que le queda a Paco para que sea lo más leve posible en la cárcel". En ese sentido, aseguró que existen "varios atenuantes" en torno al juicio que podrían hacer que la condena "fuese más leve y llevadera".

Asimismo, reiteró "la importancia" de que sea trasladado al centro penitenciario de Martutene "por cercanía, ya que nos queda a 25 kilómetros de Alegia, y por la facilidad de estar en contacto con él".

Además, Francisco Larrañaga envió "un fuerte abrazo" a Pablo Ibar, al que pidió que "no desespere" pese a encontrarse aún en una situación "muy precaria" y deseó que "tenga ese juicio justo que nunca ha tenido".

PABLO IBAR

Por su parte, el primo de Pablo Ibar, preso de origen guipuzcoano y sobrino del boxeador 'Urtain' que lleva 15 años encarcelado en Florida condenado a muerte por los asesinatos del dueño de un club nocturno y de dos modelos, aseguró que la familia "sigue luchando" para que salga del "corredor de la muerte y venga lo antes posible a España, en concreto a Guipúzcoa, al igual que Paco".

Tras manifestar su "alegría" por lo conseguido por la familia Larrañaga, Javier Luariz consideró que se trata de dos casos "totalmente diferentes" ya que "no se puede comparar la justicia de EE.UU con la filipina.

De este modo, destacó la importancia que ha tenido en el caso de Paco Larrañaga la mediación política y apuntó que, en el de Ibar, "si no tiene un abogado y un dinero suficiente para abordar el siguiente juicio tendrá muy difícil salir".

CONDENA Y RECHAZO

Las Juntas Generales, en la declaración institucional aprobada, rechazan la pena de muerte "en todo lugar y bajo cualquier circunstancia", por ser una forma de castigo "discriminatoria, inhumana, irrevocable y una forma de punición atentatoria de los derechos humanos".

Asimismo, el Parlamento guipuzcoano se posiciona a favor de "la lucha abolicionista de millones de personas en el mundo" y aplaude la labor de organizaciones nacionales e internacionales, asociaciones no gubernamentales y activistas de los derechos humanos "a favor de la desaparición de la pena capital en todo los países".

Las Juntas Generales muestran su apoyo a Pablo Ibar y a sus familiares y amigos, y les traslada su solidaridad y la "confianza en la próxima resolución de su caso".

En ese sentido, esperan que por parte de las autoridades judiciales competentes en el Estado de Florida "se subsane el error cometido en el anterior juicio por el que fue condenado a muerte, mediante la celebración de un nuevo proceso judicial con las debidas garantías que le procure a Pablo Ibar un juicio justo y una defensa adecuada".

Además, la Cámara foral traslada a la familia Larrañaga su "ánimo y aliento" en esta fase final de "la dolorosa y larga lucha mantenida para evitar la ejecución de Paco Larrañaga y conseguir su traslado a España".

"CUESTION DE DINERO"

Finalmente, la presidenta de las Juntas de Guipúzcoa, Rafaela Romero, aseguró que la pena capital "viene unida a la vulneración de otros derechos fundamentales como el derecho a la justicia y a un proceso judicial con las garantías debidas" y consideró que es entonces cuando "deviene, además, en un castigo racista y clasista que se impone a los colectivos más desfavorecidos y con menos recursos". "La ejecución de una persona es aún una cuestión de dinero en muchas partes del mundo", añadió.

Al termino del acto, Romero, acompañada del diputado general de Guipúzcoa, Markel Olano, hizo entrega a la familia de Paco Larrañaga unos carteles realizados por escolares guipuzcoanos en el taller contra la pena de muerte celebrado esta semana en el Parlamento foral. Asimismo, enviarán a Pablo Ibar las flores de papel que han realizado los niños en el citado taller.