22 de mayo de 2019
  • Martes, 21 de Mayo
  • Lunes, 20 de Mayo
  • 16 de febrero de 2015

    El Tribunal de Cuentas recomienda a Enresa revisar cada año las tasas a centrales nucleares para la gestión de residuos

    El Tribunal de Cuentas recomienda a Enresa revisar cada año las tasas a  centrales nucleares para la gestión de residuos
    EUROPA PRESS

    MADRID, 16 Feb. (EUROPA PRESS) -

    El Tribunal de Cuentas recomienda a ENRESA que se obligue a revisar cada año los elementos tributarios de las dos tasas que recaen sobre los titulares de centrales nucleares para la gestión futura de los residuos radiactivos que éstas generan.

    El pleno del Tribunal de Cuentas ha aprobado el 'Informe de fiscalización de la gestión realizada por la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, S.A. del Fondo para la financiación de las actividades del Plan General de Residuos Radiactivos, ejercicios 2010 y 2011'.

    En él se señala también que estas tasas se deberían actualizar en función de las necesidades de financiación futura resultantes de las actualizaciones socio-financieras de las previsiones contenidas en los en el Fondo para la financiación de las actividades del Plan General de Residuos Radiactivos (PGRR) que Enresa comunica al Ministerio de Industria, Energía y Turismo.

    El objetivo de esta recomendación es "garantizar" que las dotaciones anuales al Fondo se distribuyan a lo largo del periodo que queda de vida útil de las centrales nucleares.

    Además, para adecuar los recursos acumulados en el fondo para los costes futuros que deberá afrontar Enresa tras el cierre de las centrales nucleares en explotación, el Tribunal sugiere que podría plantearse "como alternativa" al incremento de la cuantía de las tasas que recaen sobre los titulares de las plantas atómicas, la "internalización por estas empresas" de los costes por asignaciones a Ayuntamientos e impuestos medioambientales que, a pesar de estar asociados a la generación de energía nucleoeléctrica, se han cargado anualmente desde su implantación al Fondo para la financiación de actividades del PGRR.

    Asimismo, considera que ENRESA "debería cargar" al fondo imputable a las centrales nucleares en explotación la "totalidad de los costes soportados" por Asignaciones a Ayuntamientos afectados por las centrales nucleares e instalaciones de almacenamiento de combustible gastado o residuos radiactivos, que se han venido repartiendo entre los cuatro fondos en los que figuraba distribuido el Fondo para la financiación de actividades del PGR, a pesar de que la Ley de 1997 no les otorgó la consideración de costes de diversificación y seguridad de abastecimiento.

    En cuarto lugar, añade que "sería conveniente" establecer un procedimiento formal de comunicación entre ENRESA y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, para que la empresa estatal de gestión de residuos pueda "contrastar" los elementos que integran las bases imponibles de las tasas que recaen sobre las empresas titulares de las centrales nucleares y los registros correspondientes del sistema eléctrico. Esto debería ser sin perjuicio de las potestades de control que correspondan a la Agencia Tributaria con arreglo a la naturaleza de estos ingresos.

    RESPONSABILIDAD DE EQUIPOS DE MEDICINA

    Por último, el Tribunal de Cuentas aconseja que se complete la regulación de la gestión y financiación de los residuos generados en la utilización de radiosótopos en la medicina, la industria, la agricultura y la investigación, recogida actualmente de forma residual en la regulación eléctrica, dada la insuficiencia histórica de los recursos dispuestos para esta finalidad.

    De esta manera, considera que se garantizaría la cobertura total de los costes en que se incurra con posterioridad al cese y desmantelamiento de las instalaciones nucleoeléctricas.

    SE TRASLADA EL COSTE A GENERACIONES FUTURAS

    A juicio de la entidad fiscalizadora, teniendo en cuenta las cantidades recaudadas por tarifas, peajes o precios y los rendimientos financieros generados para afrontar los costes de la gestión de los residuos radiactivos del sector eléctrico y del resto de instalaciones radiactivas, tras el cambio regulatorio de 2009 "no garantizaría como requiere la normativa comunitaria y la legislación nacional" que no se trasladen a generaciones futuras parte de los costes derivados de la clausura y desmantelamiento de las instalaciones nucleoléctricas.

    Esto se debe a que no se obliga a revisar cada año los elementos tributarios de las tasas que recaen en los titulares de las centrales nucleares y a trasladarles cada año las desviaciones significativas que en la financiación de esos costes de acuerdo con el Plan General de Residuos Radiactivos.

    SIN CONTROL DIRECTO

    En esta línea, el Tribunal de Cuentas concluye también que mediante la implantación del nuevo modelo de financiación de tasas, ENRESA "ha dejado de tener una capacidad directa de control" sobre los ingresos que recibe por la recaudación de estos tributos.

    Sin embargo, señala que mientras el control directo de estos ha pasado a la Agencia Tributaria, en la regulación de este Fondo "no se ha previsto un procedimiento alternativo" para que ENRESA "pueda contrastar" con la CNMV las cifras recibidas por la recaudación de las tasas con las cifras de ingresos por peajes o generación de energía.

    Este informe analiza y contrasta con el PGRR los ingresos previstos para gestionar los residuos radiactivos actuales y futuros en base a distintos escenarios: la vida útil media de 40 años y vida útil media de 48 años.

    En función de esos cálculos, las estimaciones de ENRESA que se extienden hasta 2085 para el cumplimiento del PGRR se sitúan en más de 19.700 millones de euros, una cifra que aumentaría a más de 20.477 millones de euros si se considerara una vida útil de 48 años para las centrales en operación.