22 de febrero de 2020
29 de enero de 2018

Unidos Podemos quiere invertir este año los 1.000 millones contra la violencia machista prometidos hasta 2021

Los morados incluyen 3.100 millones para dar cobertura a todos los hogares por debajo del umbral de pobreza monetaria

Unidos Podemos quiere invertir este año los 1.000 millones contra la violencia machista prometidos hasta 2021
UNIDOS PODEMOS

MADRID, 29 Ene. (EUROPA PRESS) -

Podemos ha presentado este lunes su alternativa a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2018, en los que abogan por asumir íntegramente los 1.000 millones de euros que el Gobierno prometió en el Pacto de Estado contra la violencia machista para los próximos cinco años.

Así los ha explicado en rueda de prensa la portavoz de Igualdad en el Congreso de la formación morada, Sofía Fernández Castañón, quien ha señalado que estas cuentas que presentan harán "hincapié" en la violencias contra las mujeres y no sólo en los asesinatos que, según ha apuntado, "son la consecuencia última" de todas esas agresiones que "convierten a la mujeres en una ciudadana de segunda".

"Hay que asumir ese pacto que algunos han firmado con tinta invisible", ha recordado la diputada. A su juicio, el acuerdo contra la violencia de género "es insuficiente", pero es necesario "ponerlo en marcha ya" y poder trasladar, tal y como su partido defiende, las competencias en este materia a administraciones autonómicas y locales.

Esta medida es sólo una de las que Podemos plantea dentro de unas partidas que ellos mismos definen como "transversales y feministas". "Va en coherencia con el trabajo que estamos haciendo en el Congreso", ha puntualizado Fernández Castañón, que también ha precisado que, cuando ellos hablan de igualdad, hablan de "empleo y familia", de "revalorización de las pensiones" y de "permisos de paternidad y maternidad igualitarios, intransferibles y remunerados al 100 por cien".

En el documento presentado por los de Pablo Iglesias, se apunta que una mayor recaudación y la relajación de los objetivos presupuestarios permitirían sustentar un aumento del gasto, que Unidos Podemos propone canalizar, fundamentalmente, en la financiación de la dependencia (2.500 millones) para las 320.000 personas con ayudas reconocidas y no otorgadas, la gratuidad de la educación infantil (3.000 millones) y una revalorización de las pensiones al ritmo del IPC (2.200 millones).

La partida que más concentraría el aumento del gasto sería una primera fase del Plan de Renta Garantizada (3.100 millones) con la que los morados quieren dar cobertura a todos los hogares que se encuentran por debajo del umbral de pobreza monetaria. Este plan, que tendría un coste de 12.000 millones, cubriría en estos "presupuestos de urgencia" a hogares con mayor necesidad, con prioridad para aquellos con hijos y dependientes a su cargo, según apuntan.

CAMBIAR EL SISTEMA DE CUIDADOS

En materia de dependencia, la estrategia es hacer "un cambio sustancial de perspectiva en la forma que se organiza en España el sistema de cuidados" que, en gran medida está soportado por mujeres, según ha señalado la formación.

Así, hablan de cambiar las políticas que se dirigen "a intentar que las mujeres satisfagan la demanda de cuidados en el seno familiar, facilitando que se retiren, total o parcialmente del empleo durante los periodos en los que las familias experimentan necesidades de cuidados, como la infancia, una enfermedad o la vejez, por ejemplo".

Además, critican que en España se "penaliza la fecundidad" lo que, según advierte, se ha traducido en "una baja tasa de natalidad". En su opinión, ofrecer incentivos a las mujeres "para que permanezcan en el hogar" produce el efecto contrario a "avanzar hacia un modelo de crecimiento". La solución, para los morados es "un sistema de cuidados basado en principios de corresponsabilidad y universalidad que asegure que todas las necesidades estén atendidas y, a la vez, que todas las personas mantengan su independencia económica con igualdad de oportunidades".

Universalización de servicios públicos, jornadas laborales más cortas (abogan por las 35 horas semanales) y un reparto más igualitario en las tareas del hogar entre hombres y mujeres, son algunas de las soluciones que plantea Podemos.

PERMISOS IGUALITARIOS CONTRA LA BRECHA SALARIAL

En este sentido, la formación pide reforma del sistema de permisos por nacimiento y adopción para que sean iguales e intransferibles para padres y madres y con remuneración equivalente al 100% del salario. Además, reclaman protección del trabajo durante este periodo. "Fomenta la corresponsabolidad y favorece los derechos laborales de las mujeres al equipararse con el de los hombres", apunta el texto presentado.

A su juicio, este sistema de permisos "ayuda a cerrar significativamente la brecha salarial" siempre que se garantice la intrasferibilidad de los permisos. Esta desigualdad salarial, explica Podemos, no se explica tanto por la diferente remuneración en los mismos puestos, sino por "la fuerte segregación de las mujeres en el mercado de trabajo".