18 de enero de 2021
7 de enero de 2015

El Vaticano donará tres millones de euros para luchar contra el ébola en África

ROMA, 7 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Vaticano donará tres millones de euros para "potenciar todavía más sus esfuerzos" en la lucha contra el ébola en África y como "respuesta concreta" a la epidemia, según ha informado Radio Vaticano.

Los fondos estarán a disposición de las estructuras sostenidas por la Iglesia para mejorar la asistencia que brindan a través de instituciones sanitarias, iniciativas comunitarias y de la atención pastoral de los enfermos y el personal sanitario.

En un documento publicado este miércoles por el Pontificio Consejo Justicia y Paz, la Santa Sede expresa "su más vivo aprecio a las Iglesias Católicas locales de Guinea, Liberia y Sierra Leona por su rápida respuesta a la crisis causada por el ébola" e invita a otros benefactores, privados o públicos, a que contribuyan a incrementar la ayuda económica "en señal de solidaridad" con esas regiones golpeadas por la enfermedad.

Las sumas ofrecidas por la Santa Sede, según especifica el documento, "se utilizarán entre otras cosas para comprar material sanitario de primera necesidad, para el transporte de los enfermos y para la renovación de las estructuras". De este modo, una parte se destinará a los residentes de áreas circunscritas con el fin de desarrollar y potenciar estrategias encaminadas a detener la expansión del Ébola.

También habrá fondos destinados a ayudar a las familias afectadas por el virus y a los menores huérfanos.

En el texto, que lleva por título 'Potenciar el compromiso de la Iglesia Católica en la respuesta a la crisis del ébola', se describe por primera vez la respuesta pastoral de la Santa Sede a una enfermedad relativamente nueva y que ha devastado comunidades entera, sobre todo, en los países de África Occidental, especialmente en Guinea, Sierra Leona y Liberia.

Desde el punto de vista pastoral, la Santa Sede contribuirá a la asistencia de las personas en las zonas golpeadas por el virus mediante la formación y la ayuda prestada a los sacerdotes, religiosos y religiosas y laicos dedicados a actividades pastorales, preparándolos mejor para hacer frente a las necesidades físicas, psíquicas y espirituales de los enfermos y de todos los que sufren.

Igualmente, concentrará su intervención en las parroquias ya que la mayor parte de la actividad de la Iglesia se desarrolla en las parroquias que son instituciones claves en la lucha a las consecuencias del Ébola que comienzan a constituir un grave problema, sobre todo para los que han padecido la enfermedad.