16 de enero de 2021
7 de abril de 2008

Una familia de Castellbell (Barcelona) pide que encuentren al asesino de su hija muerta hace ocho años

Denuncia que 15 jueces se han encargado del caso y se han pasado "la pelota uno a otro"

CASTELLBELL (BARCELONA), 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

Ocho años después del asesinato de Josefina Serrán, el culpable sigue en la calle y la familia de la fallecida continúa sin saber qué sucedió el día que murió trágicamente esta joven de Castellbell (Barcelona). Por ello piden que "se haga justicia" y que "el asesino pague de una vez por lo que hizo".

Según explicó la madre de la fallecida, Carmen Serrà, el día de la muerte de su hija, la joven tenía que ir a casa de su madre para dejarle a su nieta de entonces un año. Como tardaba en llegar, Carme, preocupada le llamó para ver dónde estaba, pero Josefina no le contestó.

Después de esperarla durante varias horas, Carme y su esposo Juan Antonio se dirigieron hasta la casa de su hija para ver qué le había pasado y allí se encontraron con "una enorme mancha de sangre y unas pisadas" y poco después vislumbraron el cuerpo sin vida de su hija, que yacía en el suelo.

Pocos días después de la muerte de Josefina, la policía detuvo al marido de la fallecida y a dos de sus compañeros de trabajo y según Carmen, fuentes policiales les aseguraron que "todo estaba muy claro y que encontrarían al asesino".

Sin embargo, poco después los tres imputados quedaron en libertad y, según Carmen, empezaron a producirse irregularidades en el caso, incluso "se perdieron pruebas concluyentes" como un cabello que encontraron en la mano de la fallecida.

Estos ocho años han sido "muy difíciles" para la los padres de Josefina y para su hija. En este sentido, Carmen comentó que sufren "mucha amargura por no saber qué pasó".

PROCESO JUDICIAL "MUY DEPRIMENTE"

La familia de Josefina no pierde la esperanza de saber qué le ocurrió a su hija, aunque, como señaló su madre, en los ocho años que está durando la investigación, "más de 15 jueces", entre titulares y sustitutos, han pasado por el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Manresa, encargado del caso.

El hermano de Josefina, Juan se mostró convencido de que "si el caso no lo hubieran llevado tantos jueces, seguro que las cosas estarían más claras" ya que, los magistrados "se pasan la pelota de unos a otros".

Por su parte, el padre de la fallecida pidió "justicia" y que alguien les aclare que es lo que pasó ese día, ya que, según él, este proceso judicial es "muy deprimente".