30 de marzo de 2020
9 de enero de 2008

El juez ordena el ingreso en un centro de menores de la madre que abandonó a su bebé en un contenedor en Almería

ALMERÍA, 9 Ene. (EUROPA PRESS) -

El Juzgado de Menores de Almería decretó hoy el internamiento en un centro de menores de la mujer de nacionalidad rumana detenida ayer como autora del abandono el pasado día 3 en un contenedor de su bebé recién nacido, quien esta mañana recibía el alta médica en el complejo hospitalario de Torrecárdenas de la capital y era trasladado al Hogar Índalo, dependiente de la Junta de Andalucía.

Fuentes jurídicas confirmaron a Europa Press que la menor, tras prestar declaración durante cinco horas con la asistencia de un psicólogo, ingresará en un centro de la región --previsiblemente, en la provincia de Cádiz-- pese a que no han trascendido otras medidas adoptadas en coordinación por la Fiscalía y los Servicios Sociales de la Administración autonómica.

Los agentes del Servicio de Atención a la Familia (SAF) encargados de las diligencias del caso han identificado, asimismo, al padre del bebé por si la autoridad judicial considera necesario proceder a su detención como coautor del delito de abandono, según informaron fuentes policiales a Europa Press.

La Junta de Andalucía, que formalizó la situación de desamparo el pasado día 4 y asumió la tutela del bebé, espera encontrar en un plazo aproximado de dos meses "la mejor ubicación posible", de manera que pueda ser adoptado por una familia en Andalucía --y previsiblemente en Almería-- tras un periodo de acogimiento preadoptivo que oscila entre los seis y los 12 meses.

Mario, bautizado así de forma provisional por uno de los policías nacional que se hicieron cargo de su custodia, pesaba 3,5 kilos y medía 50 centímetros cuando fue hallado por una mujer en el interior de un contenedor de basura ubicado en la carretera de Ronda de la capital, junto al restaurante argentino 'Martín Fierro' y a pocos metros de la Comandancia de la Guardia Civil y la Estación Intermodal.

Extrañada al oír el llanto insistente de un bebé y al no ver ninguno en su entorno inmediato, inspeccionó visualmente la zona y, dado que no cesaba según su propio relato, acabó abriendo el contenedor donde encontró al recién nacido entre residuos y desperdicios.

Iba vestido con una "blusa y mantita" de hospital y portaba aún la pinza umbilical. Ingresó en la Unidad de Neonatología aquejado de una "leve hipotermia" por lo que se calculó que llevaba menos de 15 minutos a la intemperie, por lo que se recuperó casi de inmediato al ser depositado en una cuna térmica y tomar un biberón.

Para la detención de la madre han sido decisivas las pruebas de sangre y ADN efectuadas por los facultativos del complejo hospitalario de Torrecárdenas, donde se produjo el alumbramiento, a todas las parturientas ingresadas desde el pasado 26 de diciembre.

(EUROPA PRESS)