26 de febrero de 2021
11 de septiembre de 2008

Mari Luz.- Condenan a Del Valle a 270 euros por tomar fluido eléctrico ilegalmente cuando habitaba una chabola

El presunto asesino de la pequeña Mari Luz Cortés fue increpado cuando salía de los juzgados con gritos de "perro" y "asesino"

SEVILLA, 11 Sep. (EUROPA PRESS) -

El presunto asesino de Mari Luz Cortés, Santiago del Valle, ha sido condenado hoy en Sevilla junto a su mujer, Isabel García, al pago de una multa de 270 euros por tomar fluido eléctrico de manera ilegal cuando habitaba una chabola sita en la Ronda del Tamarguillo de la capital hispalense en el año 2007.

En una vista oral celebrada en el juzgado de Instrucción número 2 de Sevilla, el acusado ha reconocido los hechos argumentando que enganchaba la luz a una farola "por necesidad", por lo que el titular del juzgado, Carlos Mahón, ha impuesto a Del Valle y a su mujer una multa de seis euros diarios durante 45 días por una falta de defraudación del fluido eléctrico, confirmaron a Europa Press fuentes judiciales.

Minutos después de las 11.30 horas, Santiago del Valle salía en un coche de la Guardia Civil de las dependencias judiciales, donde distintos viandantes increparon al principal sospechoso por la muerte de la pequeña Mari Luz con gritos de "perro" y "asesino". "Asesino, eso no se le hace a una niña", espetó una mujer.

Asimismo, fuentes cercanas al caso apuntaron que mientras el detenido esperaba en los calabozos su turno para entrar en el juicio, distintos presos que también aguardaban su turno insultaron a Santiago del Valle.

El matrimonio había estado viviendo en una chabola de la Ronda del Tamarguillo, frente al centro comercial Alcampo, en el año 2007, cuando el presunto asesino de la pequeña onubense tenía que estar cumpliendo una condena de dos años y nueve meses por abusar de su hija emitida en el año 2002 por el juez Rafael Tirado y confirmada en 2005 por la Audiencia Provincial de Sevilla, si bien se encontraba en libertad por la cadena de errores del sistema judicial.

La Comisión Disciplinaria del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) decidió ayer sancionar con una "falta grave" --penada con multas económicas de entre 300 y 3.000 euros-- al juez de Sevilla Rafael Tirado, investigado por no ejecutar una sentencia pendiente contra Santiago del Valle. La Fiscalía, por un lado, y el propio magistrado, por otro, recurrirán la decisión.