7 de julio de 2020
29 de abril de 2020

Los menores tutelados salen por turnos o se quedan en la residencia y esperan poder ver a sus familias

Los menores tutelados salen por turnos o se quedan en la residencia y esperan poder ver a sus familias
Un niño de la mano, en Madrid (España) a 27 de abril de 2020. - MARTA FERNÁNDEZ JARA - EUROPA PRESS

MADRID, 29 Abr. (EUROPA PRESS) -

Los menores de hasta 14 años de algunos centros de protección de España han salido a la calle en turnos de tres desde el pasado domingo, cuando entró en vigor la medida por la que se permite a los niños dar un paseo, mientras que otros muchos no han salido, bien porque han preferido quedarse en las instalaciones de las residencias donde viven, por contar ya con espacios al aire libre donde jugar, o bien porque estaban esperando la respuesta de las distintas comunidades autónomas para poder salir en grupos de más de tres niños.

Lo que sí están deseando muchos de estos menores es poder ver a sus padres u otros familiares a los que antes veían los fines de semana y a los que no pueden visitar desde que comenzó el confinamiento. El número de menores tutelados por la Administración y atendidos por el sistema de protección a la infancia en 2018 fue de 40.828, de acuerdo a los últimos datos oficiales. De ellos, 21.283, es decir, algo más de un 52%, viven en centros residenciales, mientras que 19.545 (un 48%) están en familias de acogida.

En la residencia infantil 'Las Acacias', en Madrid, han decidido salir "como cualquier ciudadano", es decir, "de tres en tres", aunque los niños "tampoco tienen demasiadas ganas de salir" a la calle porque ellos ya disponen de instalaciones al aire libre donde poder jugar y hacer deporte, según explica a Europa Press uno de sus educadores, Lucio Herrera.

En este centro residen actualmente un total de 32 niños de 2 a 18 años. Antes del Estado de Alarma eran 52, pero 20 de ellos, que normalmente ya pasaban los fines de semana con sus familiares, pudieron irse a pasar con ellos el confinamiento. Precisamente, Lucio Herrera explica que lo que más echan en falta los menores es no poder ver a sus padres porque desde que se decretó el Estado de Alarma, las visitas están prohibidas para evitar posibles contagios. "No tienen demasiadas ganas de salir, porque saben que no pueden ver a sus familiares", comenta.

"HEMOS SUFRIDO LA POLICÍA DE BALCÓN"

Al principio del confinamiento, este educador cuenta que tuvieron "muchísimos problemas" porque los vecinos de la zona veían a los niños salir a los espacios exteriores del centro y llamaban a la Policía para denunciarlo. "Nos mandaron a la Policía hasta en cinco ocasiones porque veían salir a los niños, cuando en realidad salían a patios propios. Fue muy desagradable. Un día incluso nos pidieron la documentación y los vecinos nos gritaron 'irresponsables'. Los niños se pusieron a llorar", lamenta Herrera.

Según señala, los educadores les explicaron a los agentes que no estaban haciendo nada ilegal porque esos espacios eran propios. Aquello ocurrió hace unas tres semanas y ya no ha vuelto a suceder. En todo caso, lamenta que fueran los vecinos los que llamaran a Comisaría y les increparan. "Hemos sufrido esa nueva tipología de policía de balcón", ha indicado.

Con esta situación tuvieron que lidiar mientras cuidaban de cuatro niños de 5 a 11 años que empezaron a experimentar síntomas de coronavirus --aunque no se confirmara por medio de un test--. Tuvieron que aislarles en una zona de la residencia y, por suerte, contaban con mascarillas y guantes aunque no con viseras ni batas impermeables. A día de hoy los menores ya no presentan síntomas.

PERMISO DE LA XUNTA PARA SALIR EN GRUPO

Por su parte, los menores de los centros de protección de Galicia no salieron el domingo a la calle, o bien porque ya cuentan con espacios exteriores dentro del mismo recinto, donde jugar y despejarse, o bien porque estaban a la espera de respuesta tras solicitar a la Xunta poder salir en grupos de más de tres niños, una solicitud que ya ha sido atendida.

En el caso del Centro San Aníbal, de las Hijas del Divino Celo (Rogacionistas), todos los chavales son mayores de 14 años menos uno que tiene 10 y que ha preferido quedarse a jugar en la pista de deporte y el jardín que tienen, según explica a Europa Press el coordinador del Centro, Jesús Iglesias, que también es vicepresidente de la Asociación Gallega de Centros de Menores.

Según añade, otros centros de menores de Galicia que no disponen de espacios tan grandes habían pedido autorizaciones a la Xunta "para que dejasen salir a dos educadores con siete chavales" haciendo de esta manera "una salida grupal", sin romper las dinámicas que tienen programadas.

La orden del Ministerio de Sanidad por la que se permite un desconfinamiento parcial de los menores de hasta 14 años, establece que un adulto podrá acompañar a un máximo de tres niños. Si bien, el Gobierno ha habilitado a las comunidades autónomas a adoptar las medidas necesarias para adecuar la aplicación de lo dispuesto en centros de protección de menores.

Precisamente, en una resolución de 27 de abril de 2020, la Consejería de Política Social de la Xunta de Galicia ha acordado que las salidas en los centros de protección de menores "puedan ser de más de tres niños y niñas".

ALDEAS INFANTILES, EN PLENA NATURALEZA

En el caso de Aldeas Infantiles SOS, que cuenta con ocho aldeas en España y atiende a cerca de mil menores en sus programas de acogimiento, han decidido que los niños de hasta 14 años no salgan a la calle por el momento "para no correr ningún riesgo" y porque en sus propios recintos cuentan con "mucho espacio al aire libre" donde pueden correr, jugar y estar en contacto con la naturaleza.

Su modelo de acogimiento residencial se basa en viviendas unifamiliares en las que seis o siete menores, en su mayoría grupos de hermanos, conviven con educadores de referencia. "Están en plena naturaleza", comentan a Europa Press desde la organización. Por ejemplo, en Madrid, la Aldea Infantil está ubicada en El Escorial, y la de Barcelona se encuentra en San Feliu de Codines.

Cuando comenzó el confinamiento por la pandemia del coronavirus COVID-19, algunos educadores voluntarios de la organización, previo consentimiento de los Servicios Sociales, decidieron llevarse a los menores a sus propias casas para evitar contagios y en este tiempo no se ha producido ninguno, según precisan desde Aldeas Infantiles SOS. A día de hoy, todos los menores ya están de vuelta en las Aldeas.

MENORES DE 14 A 18 AÑOS

La Plataforma de Infancia ha enviado una carta al vicepresidente de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias, y al ministro de Sanidad y Bienestar Social, Salvador Illa, recomendando permitir la salida a todos los niños y niñas tutelados sin limitación de edad, incluidos los de más de 14 años, pidiendo que puedan hacer uso de espacios públicos cerca de los centros, que los centros puedan organizar las salidas en grupos pequeños, que se asegure la desinfección de las instalaciones antes de su uso y se proporcione el material de seguridad necesario, como mascarillas y guantes.

Según las organizaciones de infancia estas salidas podrían ser una medida "muy positiva" para la convivencia en los recursos residenciales, ya que "en la actual situación de confinamiento puede verse alterada, aumentando las tensiones y la conflictividad". Además, la Plataforma de Infancia señala la importancia de proporcionar información acerca de las salidas de los centros al vecindario, y a la sociedad en su conjunto, para que no haya manifestaciones contrarias o críticas por parte de los vecinos durante la salida de los niños y niñas.

En concreto, Save the Children pide que puedan ir a patios de escuelas e institutos o polideportivos que actualmente permanecen cerrados, para poder realizar actividades físicas y de ocio. Además, ha planteado al Gobierno que se valore la posibilidad de que, durante estas salidas y siempre que sea para el beneficio de niños y niñas, puedan ver a algún miembro de sus familias, ya que en muchos casos esas visitas llevan interrumpidas desde la declaración del estado de alarma.

Para leer más