30 de mayo de 2020
24 de marzo de 2014

'Dare', una vía de salida para los niños indios que malviven en trenes

'Dare', una vía de salida para los niños indios que malviven en trenes
EUROPA PRESS

MADRID, 24 Mar. (EUROPA PRESS) -

   Más de medio centenar de niños pobres de Uttar Pradesh (India) han cambiado su vida en las vías del tren, víctimas de la droga y de abusos, por una educación y una vida feliz con sus propias familias gracias a la organización Dare, fundada por un sacerdote, el padre Abhi, que rescata a los menores que buscan comida y refugio en los trenes y las estaciones.

   En declaraciones a Europa Press, el padre Abhi, cofundador de Dare junto a la hermana Manju, ha explicado que cientos de niños viven en la actualidad en las vías de tren de la ciudad de Varanasi (Uttar Pradesh) por las que circulan 200 trenes diarios que toman miles de pasajeros.

   Si uno madruga y se acerca hasta las vías de tren y a la estación a las 5,00 horas, según cuenta el padre Abhi, verá a "muchos" niños recogiendo plásticos que luego venden a unas 40 rupias el kilo.

   En la casa de acogida de Dare dan una educación a los niños y buscan a sus familias para que puedan reunirse de nuevo con ellas. De hecho, ahora viven en la casa un total de 26 niños que han recuperado el derecho a la educación y a la salud que habían perdido en los trenes. Además, a otros 53 pequeños ya les han enviado a su propia casa.

   Las pequeñas Parvati, Tulsi y Vijayalakshmi, entre 4 y 10 años, llegaron a Dare el pasado mes de agosto. Su madre había perdido a su marido hacía unos años y no tenían dónde alojarse ni medios para cuidar de sus hijas, que se ganaban la vida en las calles. Parvati entró en la casa de acogida de Dare donde está aprendiendo el alfabeto y algo de matemáticas.

   Por su parte, Sangeeta, una niña de 8 años, fue encontrada el pasado mes de octubre en la estación de tren de Varanasi. Esta menor viajaba con su madre y su hermano hacia Uttar Pradesh donde su padre trabajaba, tras perderlo todo en el ciclón que había sacudido Orissa. Pero Sangeeta se perdió en la multitud. La niña fue encontrada y enviada a Dare y en noviembre pudo volver a casa.

   El sacerdote explica que en la India solo un 2% de la población es cristiana y que, por tanto, la mayoría de los ciudadanos no conocen quién es ni dónde se encuentra el Papa Francisco pero asegura que en la Iglesia de la India están "muy contentos" con el nuevo Pontífice.

   En cualquier caso, ha precisado que en la India no es fácil proclamar el Evangelio pues en unos pocos Estados del país incluso tienen una ley que prohíbe la conversión al cristianismo aunque ha precisado que "por supuesto" la conversión nunca puede ser forzada.