21 de julio de 2019
  • Sábado, 20 de Julio
  • Viernes, 19 de Julio
  • 25 de enero de 2019

    Testimonio de una madre que "murió" el día que atropellaron a su hijo

    423071.1.500.286.20190125162747
    Vídeo de la noticia

       MADRID, 25 Ene. (EUROPA PRESS) -

       Iván murió atropellado con 15 años mientras esperaba al autobús por un coche que circulaba a 135 kilómetros por hora en el Paseo de la Castellana de Madrid. El conductor multiplicaba por siete el nivel de alcohol permitido y dio positivo en drogas. No era la primera vez que el autor del atropello cometía un delito, en el momento que se cruzó con Iván contaba con 45 condenas por delitos viales, robo con violencia y estafa. La historia de María José es la historia de una madre que "murió" el día que atropellaron a su hijo.

       "Detrás de cada una de las víctimas hay familias rotas, amigos, mucha gente a la que le cambia la vida y que tiene que convivir con un dolor insoportable", explica María José para expresar su rechazo a que las condenas solo puedan superar los cuatro años cuando han fallecido dos personas o más, según contempla el artículo 142 del Código Penal.

       Iván no estaba mal colocado ni invadiendo la calzada la tarde del 9 de diciembre de 2016. Estaba con su padre y se movió para ver cuánto tiempo le quedaba al autobús. El atropello le causó lesiones incompatibles con la vida y murió a los diez días.

       "La tarde que atropellan a mi hijo yo me muero, no soy la misma que era", explica emocionada María José, una madre que no conocía el odio hasta que "ese hombre asesinó a Iván".

       María José es geriatra. Cada día sale del trabajo y se va a casa porque es el lugar en el que más "conecta" con Iván. En ella, las estanterías están llenas de fotos del menor y su cuarto, a pesar de haberse mudado después del siniestro, está tal y como él lo dejó. La madre mantiene todas sus camisetas del Atlético de Madrid y las sábanas que vestían la cama cuando sucedió.

       Además, semanalmente asiste a grupos de apoyo. Reconoce que es lo único que le gusta hacer porque se siente comprendida hablando con personas con circunstancias similares a la suya.

       El hecho de que la muerte de Iván fuera violenta y repentina hace que el duelo sea "muy complicado", según María José. "Hay días en los que el dolor es insoportable", expresa la madre que solo encuentra la fuerza para continuar luchando en el pensamiento de que su hijo "nunca habría tirado la toalla" ni le permitiría a ella que lo hiciese.

       Ahora, esta madre lleva en el cuello un colgante con una mariposa al que se aferra convencida de que su hijo tiene ahora otra forma pero que sigue acompañándola.

    Estas son otras historias de supervivientes de siniestros de tráfico

    - La lucha de Fernando, un padre que supo que había perdido a su hijo en la carretera cuando le llamó la Guardia Civil: "su hijo ha muerto"

    - Sara, la joven profesora que tras un accidente se convierte en atleta paralímpica: "Prefiero no tener pies y saber dónde voy que tenerlos y estar perdida"

    - Álvaro, víctima de siniestro: "Los motoristas llevamos un arma en las manos"