25 de mayo de 2020
18 de diciembre de 2008

Cataluña comenzará a ejecutar sus competencias en materia de extranjería a partir del 1 de junio, según la Generalitat

BARCELONA/MADRID, 18 Dic. (EUROPA PRESS) -

Cataluña podrá empezar a expedir permisos iniciales de trabajo para extranjeros contratados en sus países de origen a partir del 1 de junio si, como esta previsto, el Gobierno aprueba en las próximas fechas el Real Decreto de modificación del Reglamento de Extranjería, según explicó hoy en declaraciones a Europa Press, el responsable de la Generalitat en la materia, Oriol Amorós.

Este Real Decreto, paralelo a la modificación pendiente de la Ley de Extranjería, desarrolla los estatutos de autonomía de Cataluña, Comunidad Valenciana y Andalucía, que contemplan la posibilidad de que sean los respectivos gobiernos regionales quienes, en cooperación con la Administración Central, concedan los permisos iniciales de trabajo (de un año de duración) a los inmigrantes contratados en origen.

En la actualidad, son las delegaciones del Gobierno en las distintas regiones quienes tramitan estos primeros permisos de trabajo y residencia por los que se autoriza al extranjero a trabajar en España pero sólo en la ocupación para la que ha sido contratado inicialmente y dentro de los límites geográficos de la provincia en que se le ha ofrecido el empleo.

"El permiso de trabajo tendrá una duración inferior a cinco años y podrá limitarse a un determinado territorio, sector o actividad", reza el artículo 38.2 de la Ley de Extranjería.

Pasado un año, si el inmigrante renueva el permiso recibirá autorización para cambiar de sector profesional y de provincia de residencia, adquiriendo así el derecho a la libre movilidad por el territorio español que tienen todos los ciudadanos. Estos permisos iniciales no afectan a los trabajadores de temporada, sujetos a un régimen de autorizaciones diferente, tal como impone la Ley de Extranjería.

Con la aprobación del Real Decreto, el Gobierno estará autorizando a las comunidades autónomas que tengan reconocida esta competencia, a expedir o denegar los permisos de trabajo mientras la Administración central decide lo propio en cuanto a la residencia. De este modo, serán estos gobiernos regionales quienes concedan los permisos vinculados a una ocupación y un espacio geográfico dentro de su territorio, tal como hasta ahora hacía el Gobierno.

Para evitar duplicidades e incoherencias, se habilitará una aplicación informática que permita a las autonomías y el Gobierno compartir información sobre altas y bajas a tiempo real. En cualquier caso, las solicitudes se seguirán tramitando por una única vía, igual que las respuestas al interesado, que recibirá una única notificación, según el texto recogido por Europa Press.

La Generalitat de Cataluña cuenta con estas competencias desde el pasado 10 de enero, cuando según explicó Amorós, se acordó la gestión mixta de las autorizaciones de trabajo y residencia inicial. Aunque el Ministerio de Trabajo no ha concretado cuando tendrá lugar la aprobación del texto en Consejo de Ministros, el conseller confía en que se produzca en los próximos días porque en la actualidad "está trabajando para concretar".