9 de julio de 2020
30 de mayo de 2020

Helena Maleno reclama la regularización de todos los migrantes: "Al Gobierno le falta valentía y solidaridad"

"No puede ser que haya personas facilitando que comamos y que no tengan sus derechos reconocidos", dice sobre los jornaleros 'sin papeles'

Helena Maleno reclama la regularización de todos los migrantes: "Al Gobierno le falta valentía y solidaridad"
La activista y defensora de los derechos humanos, Helena Maleno, con su libro 'Mujer de Frontera' - DIKOBRAZ

MADRID, 30 May. (EUROPA PRESS) -

La activista y defensora de los derechos humanos, Helena Maleno, ha reclamado al Ejecutivo que acometa una regularización extraordinaria para las personas migrantes que hay en España en situación administrativa irregular. "Al Gobierno le falta valentía y solidaridad. Los migrantes están siendo un pilar muy importante en la pandemia del coronavirus y a nadie se le ha ocurrido darles las gracias", ha defendido.

En una entrevista concedida a Europa Press, Maleno ha advertido del impacto que esta crisis sanitaria, económica y social tiene sobre el colectivo migrante, especialmente para los 'sin papeles'. "Decir que este virus lo paramos unidas quiere decir que lo paramos sin olvidar a nadie y sin dejar atrás a estas colectividades y grupos más vulnerables", ha argumentado.

Así, Maleno ha incidido en que cuando desde el Gobierno defienden la puesta en marcha de medidas para "no dejar atrás a nadie", estas deben dirigirse a todas las personas que forman parte del territorio y no solo a las que tienen DNI o tarjeta de residencia. Y más teniendo en cuenta que muchas de ellas "no pueden sobrevivir y sostenerse" ante las circunstancias actuales provocada por la pandemia, tal y como ha remarcado.

"Hay que ser valiente y tenemos que reconocer lo que los demás están haciendo --ha manifestado Maleno-- No puede ser que haya personas facilitando que comamos y que sean personas sin derechos reconocidos". Se refiere en concreto a los jornaleros migrantes 'sin papeles' que trabajan en los campos españoles en la recogida de la fruta de temporada, o a las mujeres migrantes empleadas del hogar y en los cuidados.

Pero también menciona a las mujeres en situación de trata o prostitución; y a los manteros, recordando que en Barcelona se unieron en la lucha contra el coronavirus y se pusieron a coser batas y mascarillas para hospitales catalanes y a repartir comida. "No puede ser que estas personas estén durmiendo en la calle", ha incidido.

Maleno rechaza la "criminalización" y "persecución" que, a su juicio, el colectivo del Top Manta sufre en España, al tiempo que destaca esa llamada a la 'unidad' de los ciudadanos que tanto ha sonado durante esta crisis sanitaria. "Muchas de las palabras repetidas en la pandemia las comunidades migrantes las llevan usando mucho tiempo", sostiene al respecto.

CAMPAÑA #REGULARIZACIÓNYA

"Ellos ya sabían de solidaridad, ya tienen ese aprendizaje sobre la importancia de la comunidad. Aún así, se han seguido quedando atrás", ha lamentado la activista, que apoya la campaña #RegularizaciónYa a la que se han sumado ya 1.100 ONG y colectivos. También CEAR impulsó otra petición para pedir una regularización extraordinaria urgente, que ha sido respaldada por más de 200 organizaciones y por 40.000 personas.

Además, varios grupos parlamentarios como ERC o Podemos, socio de Gobierno, han hecho esta solicitud al Gobierno. Sin embargo, el Ejecutivo lleva un tiempo eludiendo este asunto. De hecho, el Gobierno está tomando medidas de apoyo para el colectivo migrante, pero en concreto para quienes están en situación regular en España.

Entre otras cosas, ha decidido prorrogar durante seis meses de forma automática las autorizaciones de residencia y trabajo de ciudadanos extranjeros que venzan durante el Estado de Alarma y ha aprobado la concesión de una autorización de trabajo y residencia de dos años de duración, renovable por otros dos, para los jóvenes migrantes que recientemente se han incorporado a los trabajos de recogida del campo.

"QUE NO SE ABRAN NUNCA MÁS LOS CIE"

Por otro lado, el Ministerio del Interior ha vaciado los Centros de Internamiento para Extranjeros (CIE), unas instalaciones policiales de carácter no penitenciario diseñadas para poder ejecutar la expulsión del territorio nacional. El cierre de fronteras y restricciones en la entrada y salidas de los ciudadanos para evitar la propagación del virus han impedido ejecutar la repatriación de los internos en los CIE, por lo que el Gobierno procedió a su liberación, teniendo en cuenta que en estos centros pueden permanecer recluidos un máximo de 60 días.

Para Maleno, la existencia de los CIE "es una vergüenza para cualquier Estado democrático" y, por ello, ha pedido que "no se abran nunca más". "Esta es otra valentía que tiene que demostrar este Gobierno: demuestren que somos un Estado democrático", ha instado al Ejecutivo del PSOE y Unidas Podemos.

A su juicio, los CIE son "agujeros negros" dentro del "sistema del control de las fronteras y se han mostrado "ineficaces" al no poder cumplir el objetivo de la repatriación en gran parte de los internamientos. "Son una vergüenza, igual que su reglamento y las condiciones de vida indignas en ellos", ha remarcado.

Por otra parte, Maleno ha lamentado que los migrantes que llegan de manera irregular durante el Estado de Alarma estén guardando una cuarentena "a trompicones" y muchos de ellos "en condiciones indignas", como es el caso de los que saltaron la valla de Melilla el pasado 6 de abril.

Maleno, que recientemente ha publicado el libro 'Mujer de Frontera' (Ediciones Península) en el que plasma cómo vivió el procedimiento judicial abierto contra ella y que finalmente fue archivado, lleva años denunciando las vulneraciones de derechos en la frontera sur.

En 2017 se abrió un proceso judicial contra ella en Marruecos, a raíz de una investigación de la policía española por un presunto delito de tráfico seres humanos por las llamadas que realiza a los servicios de Salvamento Marítimo alertando de pateras con migrantes en peligro. Si bien, su "pesadilla" terminó en 2019, cuando el Tribunal de Apelación de Tánger archivó el caso al considerar que no había indicios de delito.

Para leer más