16 de enero de 2021
7 de abril de 2008

La llegada de menos trabajadores rumanos y ucranianos a Lleida obliga a buscar en Bielorrusia, Moldavia y Georgia

LLEIDA, 7 Abr. (EUROPA PRESS) -

Las empresas de Lleida empiezan a buscar trabajadores extranjeros en Bielorrusia, Moldavia, Georgia y Eslovaquia porque cada vez tienen menos posibilidades de encontrar trabajadores de los países que más contratos en origen generaban, Rumanía y Ucrania. Es el caso de la Corporación Alimentaria Guissona (CAG) y de algunas empresas de la Federación del Metal (Femel).

El portavoz de Femel, Josep Pampalona, afirma que los empresarios cada vez tienen más dificultades en atraer mano de obra de los países del este que tradicionalmente más empleados generaban, como Rumanía.

Para este año, la Federación del Metal ha solicitado 205 contratos en origen, 35 de Colombia y el resto del Este, una zona que también reclaman las empresas del Pirineo porque sus trabajadores se adaptan mejor a su climatología.

Algunos sectores de la COELL, como el de la madera, prefieren mano de obra china, según el presidente de la Coell y de la Cámara de Comercio, Joan Simó. "Los chinos, que han trabajado mucho en la agricultura empiezan a ser requeridos por las empresas de la madera", dijo.

Por lo que respecta a la campaña de la fruta, que ya empieza a preparase, Asofruit, que agrupa las mayores centrales necesita mil trabajadores, el doble que en 2007, cuando 22 empresas emplearon a 515 trabajadores de 19 nacionalidades, entre ellos 400 mujeres. La asociación, que contrató empleados de Rumanía, Colombia, Ucrania y Marruecos, busca ahora en otros países.

El Grupo Guissona ha solicitado 150 contratos en origen este año. La compañía cerró 2007 con 1.783 trabajadores de nacionalidad española y 1.314 extranjeros, un 42% de sus empleados. En sus empresas, conviven 30 nacionalidades. Los ucranianos representan un 35% de los trabajadores extranjeros y los rumanos otro 35%; el 11% son de Senegal, el 5% de Bulgaria y el 4% de Marruecos.

A lo largo de la última década, el grupo ha ido variando los sistemas de captación y contratación de trabajadores extranjeros. Entre el 97 y el 99 buscó extranjeros legales que estaban en España, senegaleses y marroquines principalmente. Entre 2000 y 2002, tramitó permisos de trabajo de familiares de sus trabajadores y en 2003 empezó a recurrir al contingente autorizados por el gobierno estatal con selección en el país de origen, la mayoría en Rumania y en menor proporción en Colombia y Ecuador.

Ahora en las empresas del grupo Guissona conviven los tres sistemas, el de contingente, el régimen general y el reagrupamiento familiar, con el que llegan muchas mujeres de trabajadores extranjeros casados.