26 de octubre de 2020
20 de mayo de 2008

Las autoridades animan a proseguir con las labores de asistencia

Las autoridades animan a proseguir con las labores de asistencia
REUTERS

Millones de chinos guardan silencio en memoria de los fallecidos por el terremoto

BEIJING, 20 May. (Reuters/EP) -

Millones de personas en China, incluidos su presidente, Hu Jintao, y su primer ministro, Wen Jiabao, guardaron este lunes tres minutos de silencio en memoria de los más de 34.000 muertos y 245.000 heridos que dejó el terremoto de 8 grados en la escala Richter que sacudió el lunes pasado el suroeste del país. Por otra parte, los dirigentes del país reiteraron sus llamamientos a los equipos de rescate a que continúen con su labor y lleguen a las zonas a las que todavía no se ha accedido.

El balance de víctimas ha aumentado a 34.073 muertos y 245.108 heridos, según datos correspondientes a las doce del mediodía de este lunes de los responsables sismológicos del Consejo del Estado. Esta gran pérdida de vidas humanas ha motivado el hecho de que millones de personas guardasen en China tres minutos de silencio en memoria de los miles de muertos.

El presidente chino, Hu Jintao; el presidente del Parlamento, Wu Bangguo; el primer ministro, Wen Jiabao, y otros altos dirigentes del país se sumaron al gesto de sus compatriotas en la sede del Gobierno central, en Zhongnanhai (Beijing). Mientras, en todo el país se escucharon sirenas aéreas y bocinas de coches, trenes y barcos como forma de homenaje a los fallecidos, según informa la agencia de noticias estatal china, Xinhua. Incluso la Bolsa china suspendió durante esos minutos su actividad.

Los tres minutos de silencio forman parte de los actos organizados con motivo de los tres días de luto nacional, durante los cuales las banderas ondearán a media asta, los actos públicos de ocio se cancelarán y el relevo de la antorcha olímpica se suspenderá.

"CHINA FUERTE Y VALIENTE"

En la plaza de Tiananmen, donde la bandera nacional ondea a media asta, miles de personas gritaron "China fuerte y valiente" y "Wenchuán fuerte y valiente", en referencia al condado de la provincia de Sichuán donde se registró el epicentro del seísmo. A miles de kilómetros, en la plaza del Palacio Potala (en Lhasa, capital de Tíbet), 26 voluntarios de las etnias tibetana y han --la mayoritaria en China-- se sentaron formando la silueta de un corazón, con velas encendidas en la mano como símbolo de luz y esperanza.

Además, muchos ciudadanos vistieron prendas de color blanco, azul o negro, que en China simbolizan la solemnidad y la tristeza. Según la tradición china, celebrar actos conmemorativos en el séptimo día después de la muerte de una persona es algo especialmente importante, pues esto ayudará a que goce de una vida mejor en el más allá.

En opinión del secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, el Gobierno y los ciudadanos chinos están demostrando su "fortaleza, resistencia y coraje" frente a la catástrofe, una actitud que "ha impresionado profundamente al mundo". Ban visitó la sede de la Misión Permanente de China ante Naciones Unidas, donde guardó silencio durante tres minutos y transmitió el apoyo de la ONU y de la comunidad internacional.

De hecho, la comunidad internacional continúa ofreciendo su asistencia a China. Rusia anunció que enviará otros dos aviones --que se suman a los cinco que ya han mandado-- con un hospital de campaña, mantas, medicinas y tiendas de campaña, así como personal médico para atender a los damnificados. Por su parte, Sri Lanka dijo que pretende enviar a la zona un equipo de médicos y enfermeras.

LLEGAR A TODAS PARTES

Entretanto, el primer ministro chino ordenó al Ejército que amplíe la cobertura de los trabajos de rescate de los supervivientes del terremoto y llegue a todas las localidades afectadas en un plazo de 24 horas. Asimismo, ordenó que se refuercen las labores de prevención de enfermedades epidémicas.

Las tropas deben "superar todas las dificultades y asegurarse de que llegan a todas las localidades en 24 horas", dijo Wen tras presidir una reunión de las oficinas centrales encargadas de las labores de asistencia.

Durante el encuentro, Wen fue informado acerca de las distintas labores que se están realizando para mitigar los efectos del temblor y se puso de relieve la necesidad de que los tratamientos, el equipamiento médico y los equipos de prevención de epidemias lleguen a todos los lugares perjudicados por el temblor. Donde aún no se haya llegado, habrá que llevar por aire tanto médicos como medicamentos.

PREVENCIÓN DE EPIDEMIAS

Las autoridades decidieron que, durante los próximos cinco días, se enviarán diariamente 500 trabajadores médicos y de prevención de epidemias y se desplegarán 1.000 supervisores sanitarios. Además, urgieron a imprimir cinco millones de folletos informativos para distribuirlos entre la población y solicitaron a los periódicos que publiquen artículos para concienciar de la importancia de evitar las epidemias.

En cuanto al procedimiento a seguir con los cadáveres, las autoridades establecieron que deben ser identificados rápidamente con la ayuda del Ministerio de Sanidad mientras se ayuda a los familiares de los fallecidos.

Por último, en la reunión se acordó que los huérfanos, las personas mayores que hayan perdido a su familia y las personas minusválidas que estén en esta misma situación reciban, durante los próximos tres meses, 600 yuanes (55,5 euros) cada mes para sus gastos cotidianos.

LABORES DE RESCATE

Las equipos de ayuda han sufrido un duro golpe tras quedar sepultados más de 200 de sus trabajadores a causa de los corrimientos de tierras en el suroeste de China. Estas 200 personas, que reparaban las carreteras destruidas por el terremoto en la provincia de Sichuán, han quedado enterradas a lo largo de los tres últimos días. Los derrumbamientos también han soterrado dos máquinas de construcción y seis vehículos.

Sin embargo, el esfuerzo de los servicios de salvamento aún sigue consiguiendo milagros. Siete días después del terremoto, han logrado rescatar a dos personas: en Qushán (condado de Beichuán), una mujer de 61 años que presentaba varias fracturas, y en Honhguang (condado de Qingchuan), un hombre de 56 años que estaba atrapado en una mina y que se encontraba deshidratado y tenía insuficiencia renal.

EFECTOS DEL TERREMOTO

Las consecuencias del seísmo impiden que parte de los damnificados vuelvan a su rutina diaria. Así, aunque el suministro eléctrico se ha restablecido total o parcialmente en la mayoría de la provincia de Sichuán, todavía hay tres condados donde no ha sido posible hacerlo: Beichuán, Maoxián y Wolong, según informó la Comisión Estatal de Regulación de la Electricidad (SERC).

Por otra parte, las autoridades locales anunciaron que la mayoría de las carreteras principales de Sichuán han sido abiertas de nuevo al tráfico, aunque algunas carreteras comarcales permanecen bloqueadas. Los daños en las infraestructuras viarias se estiman en 25.200 millones de yuanes (3.600 millones de euros).

Por último, el Ministerio de Industria y Tecnologías de la Información aseguró que las comunicaciones han quedado restablecidas en la mayoría de las zonas sacudidas por el seísmo en Sichuán. Sólo en Beichuán se sigue dependiendo de sistemas de comunicación de emergencia.

También se va normalizando la situación en los centros educativos, gravemente perjudicados por el terremoto. Más de 500 alumnos de la Escuela Media de Beichuán, donde murieron o desaparecieron 1.300 estudiantes y profesores, reanudaron hoy las clases después de ser trasladados a Mianyang para continuar con su formación.

Las pérdidas económicas directas causadas por el terremoto ascienden a 67.000 millones de yuanes (unos 6.159 millones de euros) sólo en la provincia de Sichuán, según estimaciones de las autoridades chinas basadas en las pérdidas sufridas por 14.207 empresas. A partir de los datos de 2007, las pérdidas directas suponen el 0,27 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB) de China y el 6,38 por ciento del PIB de la provincia.