24 de enero de 2020
  • Jueves, 23 de Enero
  • 5 de marzo de 2013

    Becerril ve "más rápido" mediar entre los ciudadanos y el Gobierno que recurrir al Tribunal Constitucional

    Le preocupa la "desafección" hacia partidos e instituciones y advierte de que no se puede "dilapidar" el Estado democrático

    Becerril ve "más rápido" mediar entre los ciudadanos y el Gobierno que recurrir al Tribunal Constitucional
    EUROPA PRESS

    MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

    La Defensora del Pueblo, Soledad Becerril, ha afirmado que "es mejor" que la institución que dirige haga de "mediadora" entre los ciudadanos y el Gobierno, que tener que recurrir al Tribunal Constitucional porque así "se puede modificar una ley o una acción de Gobierno una manera más rápida".

    "Es mejor que desde esta institución se haga de mediador con el Gobierno o un ayuntamiento, que tener que recurrir al Tribunal Constitucional, que siempre está ahí, pero que va a tardar un tiempo. Así se puede modificar una ley o una acción de un gobierno de una manera más rápida y ejecutiva más activa", ha asegurado Becerril en una entrevista con Europa Press.

    Sobre el informe anual 2012, entregado en el Congreso de los Diputados la semana pasada, la Defensora destaca no sólo el aumento de las quejas, sino también de las recomendaciones dirigidas a las distintas administraciones y que han sido acptadas por éstas en un 70 por ciento de los casos, de manera que se "se corrigen actuaciones, se enmiendan actuaciones y se modifican acciones".

    De entre estas recomendaciones ha destacado la modificación de la Ley de Tasas realizada por el Ministerio de Justicia en base a un requerimiento la Oficina del Defensor, de manera que esras tasas "se han corregido a la baja y alguna se ha eliminado a primera o segunda instancia".

    "Espero que los ciudadanos sigan confiando en la institución", ha indicado Becerril, que ha explicado también que las quejas llegan porque las personas "se ven indefensas o no suficientemente bien defendidas o protegidas".

    A su juicio, existen "dos razones" ligadas al aumento de las quejas: los momentos económicos "muy difíciles", que han supuesto la "rebaja de prestaciones sociales a las que la sociedad estaba "acostumbrada"; y a que ha aumentado el conocimiento entre los ciudadanos de la institución.

    La Defensora se ha mostrado "preocupada" por la "desafección" que hay en la sociedad hacia los partidos políticos y algunas instituciones por los casos de corrupción, y ha advertido de la necesidad de que el Estado democrático, social y de derecho no se pueda "dilapidar".

    "Yo creo que entre lo que todos los españoles hemos construido hace 35-40 años con la democracia, las instituciones democráticas, que ha sido tan ejemplares para los españoles y ante la opinión exterior. Estas instituciones, el Estado democrático, social y de derecho que hemos construido no podemos dilapidarlo ni muchísimo menos", ha aseverado.

    EVITAR ACCIONES CORRUPTAS

    Por ello, espera que la Ley de Transparencia propuesta por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, restablezca esa confianza y trate de "evitar acciones y actividades corruptas". "Hay que hacerlo pensando en que perdure en el tiempo porque éstas no son cosas coyunturales, sino que es necesario que nos acostumbremos a tener una reglas de juego, de transparencia", ha añadido.

    A su juicio, actuar correctamente es "muy necesario" no sólo para los partidos políticos sino para todas aquellas organizaciones que reciben "importantes" cantidades de dinero del Estado, desde sindicatos, empresas públicas, fundaciones o asociaciones... "Todo esto tiene que estar claramente regulado, en el aspecto de informar a la opinión pública cómo se invierte ese dinero, en qué, cómo se ha utilizado", ha subrayado.