3 de agosto de 2020
22 de julio de 2010

El CICR distribuye ayuda entre los más de 50.000 desplazados en el Congo

El CICR distribuye ayuda entre los más de 50.000 desplazados en el Congo
REUTERS

MADRID, 22 Jul. (EUROPA PRESS) -

El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Cruz Roja de República Democrática del Congo (RDC) comenzaron este jueves a distribuir víveres a hasta 53.000 desplazados en el país que huyeron de sus lugares de origen por las operaciones militares entre los soldados congoleños y rebeldes al noreste del lago Kivu, cerca de la frontera con Uganda.

"En su huida, los desplazados llevaban pocos o ningún alimento, tanto ellos como las familias que los acogen están en una situación muy precaria", afirmó la jefa de la oficina del CICR en Beni, Alexandra Manescu. "Las operaciones militares continúan y dificultan el acceso a los campos", añadió.

Hace dos meses, esta zona era relativamente estable, subrayó el comunicado del CICR. Hoy, han sido abandonados todos los poblados a lo largo de los 20 kilómetros del eje vial entre Oicha y Erengeti. "Mediante esta asistencia de urgencia se podrán satisfacer sus necesidades a corto plazo. Pero, si se prolonga la situación de inseguridad, habrá que realizar seguramente otras distribuciones", añadió.

Desde que se iniciaron las operaciones militares, el CICR ha prestado ayuda a la Sociedad Nacional de la RDC para la organización de la recogida de cadáveres, esencialmente de combatientes. También se ha encargado del traslado de varios heridos al hospital de Beni y ha entregado material médico al centro de salud de referencia de Erengeti.

Debido a que continúa el conflicto armado en Kivu Norte, el CICR recuerda a todas las partes que tienen la obligación de respetar el Derecho Internacional, en especial las disposiciones mediante las cuales se otorga protección a los civiles y los bienes de carácter civil. Además, se deben proteger y respetar el personal médico, las instalaciones y los vehículos sanitarios destinados a la asistencia de los heridos y los enfermos, así como el personal humanitario que presta socorro a la población, concluyó el CICR.