9 de abril de 2020
28 de julio de 2015

Ecologistas denuncian que la decisión del CSN se basa en criterios políticos

MADRID, 28 Jul. (EUROPA PRESS) -

Greenpeace, Ecologistas en Acción y la Plataforma contra el Cementerio Nuclear en Cuenca han denunciado este lunes que la decisión del Pleno del Consejo de Seguridad Nuclear (CSN) sobre el cementerio nuclear de Villar de Cañas responde a criterios políticos en lugar de técnicos.

En un comunicado, las citadas asociaciones han subrayado que la trayectoria de los cinco consejeros --el Pleno del CSN está compuesto por dos consejeros a propuesta del PP, dos por el PSOE y uno por CiU-- "arroja dudas sobre sus conocimientos en seguridad nuclear y los criterios para aprobar dicho informe".

En este sentido, han reclamado que una decisión de este calado "debería tener el respaldo técnico suficiente" y han recalcado, en esta línea, el "malestar" generado en los técnicos del CSN, "muy molestos por las prisas del proceso" y porque en el órgano de gobierno del organismo primen "los intereses políticos sobre el principio de precaución".

"El informe favorable aprobado hoy llevaría una amplísima relación de condicionados, fruto del compromiso entre los criterios técnicos y las presiones del ejecutivo. El Gobierno de Rajoy saca así adelante el proyecto antes de que los consejeros del CSN se vayan de vacaciones y acelerar así el proceso, a pesar de las dudas técnicas existentes", han lamentado.

DOCUMENTO MUY TÉCNICO

Las organizaciones han insistido en que se ha puesto en manos de los consejeros un documento "muy técnico" --hasta el punto de que algunos solicitaron aplazar la decisión el pasado Pleno del 22 de julio, recuerdan-- y su aprobación tiene "enormes implicaciones en la seguridad de un almacén con muchas dudas sobre los terrenos".

Además, han incidido en que en caso de que hubiera algún problema con el ATC, se podrían derivar responsabilidades jurídicas de los consejeros. "El Consejo de Seguridad Nuclear", han denunciado, "no tiene prisa en atajar los riesgos de las instalaciones nucleares que ya existen y si la tiene para que se adjudiquen la obras de las que todavía no existen".

Finalmente, han denunciado la falta de coherencia del CSN al no tener prisa en desmantelar una central nuclear como Garoña fuera de operación desde hace casi tres años, y sin licencia desde hace dos, y por otra parte, apremiar a los técnicos para emitir informes incompletos sobre la evaluación de riesgos radiológicos o para que avalen el emplazamiento de un cementerio nuclear sin tener todos los informes preliminares pedidos por ellos mismos.