31 de marzo de 2020
25 de agosto de 2008

Experta advierte que consumir cannabis a edad temprana tiene efectos irreversibles en el sistema nervioso

BAEZA (JAÉN), 25 Ago. (EUROPA PRESS) -

La profesora titular de psicobiología de la Universidad de Jaén Carmen Torres Bares, afirmó hoy que "las últimas investigaciones con técnicas de neuroimagen demuestran que el cannabis puede tener efectos irreversibles en el sistema nervioso" si se consume antes de los 19 años aproximadamente, "ya que hay partes del cerebro que no han madurado completamente".

Según datos del observatorio nacional sobre drogas que destacó la experta durante el curso 'Psicología. Avances en drogodependencias' en la sede Antonio Machado de la Universidad Internacional de Andalucía (UNIA) en Baeza (Jaén), "la edad de inicio de consumo de cannabis se sitúa entre 13 y 14 años".

En este sentido, afirmó que "sigue siendo la sustancia ilegal más consumida" debido a varios factores, entre ellos que "la percepción de riesgo es muy baja", lo que provoca que sea un consumo "más permitido por la sociedad" porque "no se percibe que sea problemático" e incluso "hay más percepción de riesgo ante otras drogas legales".

Según especificó Torres Bares, "no es que todas las personas que consuman cannabis desarrollen el problema, pero sí hay un alto porcentaje" de ellas que lo sufren. "Aunque la percepción de riesgo es baja entre escolares, los que la consumen si admiten que han tenido problemas de concentración, fallos de memoria, rendimiento escolar o estados depresivos" explicó.

Por otra parte, destacó que "la puerta de entrada a otras drogas son las legales, el alcohol y el tabaco, aunque el cannabis también sirve de puerta de entrada y potencia los efectos de otras drogas".

LEGALIZACIÓN DEL CANNABIS

Sobre la legalización del cannabis, la profesora de la Universidad de Jaén señaló que "hay dos movimientos": por un lado "los que defienden la legalización por los principios terapéuticos del cannabis", aunque no del cannabis fumado, sino "del principio activo del cananbis, que se obtiene de la planta", y que normalmente es presentado en cápsulas para su uso en el tratamiento de varias patologías.

Y por otra parte, los que defienden el cannabis "para el uso múltiple" que tiene "tanto ventajas como inconvenientes". En este sentido, la experta opinó que "se lanza un doble mensaje contradictorio a los jóvenes, porque se dice que es bueno para unas cosas pero luego se les prohíbe".

"En Holanda -- recordó -- está legalizado y no hay un mayor consumo que en otros países". Igualmente con la hoja de coca, "al mascar se dosifica la sustancia y el riesgo de abuso es menor, porque la ingestión es oral". Con esto, la experta aseguró que es "la forma de administración de la sustancia" la que condiciona "el riesgo de que se desarrolle un cuadro de abuso".

Al hilo de esto, afirmó que "las drogas se han consumido desde siempre, pero antes se consumían a partir de su origen natural, por eso no era un problema". Ahora, en cambio, "con el desarrollo disciplinar, se han aislado los principios activos, se han sintetizado", por lo que "las personas se lo han administrado directamente por vía intravenosa o nasal", forma por la que "se aumentan los efectos psicoactivos y el riesgo de desarrollar una adicción".

LA ADICCIÓN, UN TRASTORNO CON BASE BIOLÓGICA

Sobre otro tipo de adicciones, como las producidas por heroína o cocaína, la profesora de la Universidad de Jaén afirmó que "socialmente, la imagen del drogadicto como un vicioso se está sustituyendo por la de un enfermo" al tratarse realmente "de un trastorno con base biológica" que puede ser crónico, y que por lo tanto "requiere de una intervención, de ayuda".

En este tipo de adicciones, según concretó, "el paciente adicto tiene algún tipo de alteración en sus funciones cerebrales que hace que pierda el control en su comportamiento".

Por otra parte, destacó que "el tipo de droga que se consume hoy en día que es diferente al de hace 20 años, donde predominaba la heroína". En la actualidad "se ha reducido el consumo de esta droga y ha aumentado el consumo de otras como la cocaína, que pasa desapercibida en los consumidores".

De este modo, matizó que "la heroína se consume menos porque la gente ve las consecuencias", y además "hace 20 años se sabía poco sobre las drogas y los efectos que producían a largo plazo". "La experiencia ha hecho que los consumidores que usan las drogas con fines recreativos se hayan volcado hacia otras sustancias con menos riesgos", resaltó, aunque a veces "son menos riesgos físicos, pero más riesgos psicológicos" de gravedad notable.

LUCHA CONTRA EL TRÁFICO DE DROGAS

En relación a la lucha contra el tráfico de estupefacientes, la experta señaló que "hoy en día se trabaja bastante desde el Ministerio del Interior para controlar la entrada de droga", y que a pesar de la "capacidad limitada", en España "se hace un número de incautaciones bastante alta".

El problema, en este sentido, "quizás no esté en actuaciones legales, sino en desarrollar programas de desarrollo en los países exportadores de droga", como Pakistán o Afganistán, productores de opio, en los que "se han desarrollo políticas que intentan dar alternativas a estos productores para que tengan otra fuente de ingresos". De hecho, la experta valoró que "cuando estas políticas se desarrollan en países de origen, donde se cultiva la droga, el resultado es más efectivo".

En cuanto a la demanda, Torres Bares aseguró que lo que ha cambiado es "la mentalidad de la gente y la disponibilidad de determinadas sustancias", puesto que "hace 20 años no había drogas de diseño".

Al hilo de esto, explicó que "la gente que produce estas drogas, cuando se le ponen trabas, se inventan otras". "Cuando se ilegalizan una drogas de diseño", y se imponen penas de cárcel a los que las producen, "lo que se hace entonces es un cambio en la estructura química y se genera otra sustancia con efectos psicoactivos que no está registrada y no tiene restricciones legales". Este fenómeno provoca, según la experta, "que las pautas de consumo cambien".