28 de mayo de 2020
23 de enero de 2008

La FEMP y el CMRE promueven la paridad en las listas de gobierno de los municipios de menos de 5.000 habitantes

MADRID, 23 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP) y el Consejo de Municipios y Regiones de Europa (CMRE) promueven la paridad en las listas de gobierno de los municipios de menos de 5.000 habitantes a través de la 'Carta europea para la igualdad de hombres y mujeres en la vida local' destinada a los gobiernos locales y regionales de Europa para que "adopten una postura pública sobre el principio de igualdad entre hombres y mujeres".

Uno de los puntos de la carta, a la que se pueden sumar de manera voluntaria todos los municipios, contempla la participación equilibrada de hombres y mujeres en todos los ámbitos de la toma de decisiones.

Actualmente, la Ley de igualdad establece que las candidaturas deben tener una composición equilibrada de hombres y mujeres salvo en los municipios que tengan igual o menos de 5.000 habitantes. En este sentido, el secretario general de la FEMP, Gabriel Álvarez, señaló que "sigue habiendo desigualdades allí donde no llega la ley".

Asimismo, la secretaria general de Políticas de Igualdad del Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Soledad Murillo, apuntó que "la carta hace mucho hincapié en la presencia de las mujeres en los puestos de decisión política" y recalcó que gracias a la Ley de Igualdad "hay 2.000 concejalas más en los ayuntamientos".

Otros principios en los que se basa esta carta, que refleja la igualdad vista por todos los países de la Unión europea y que incluye políticas de igualdad básicas, especialmente dirigidas a los nuevos países de la UE, son la eliminación de estereotipos, de la discriminación múltiple y la desventaja e incluir la dimensión del género en todas las actividades de los gobiernos.

Por el momento, y antes de la presentación oficial del documento que se celebró esta mañana, ya se han adherido 544 localidades de toda Europa, de las que cerca de 40 son españolas. Una vez firmado, deberán elaborar y aplicar en un plazo de dos años un plan de acción para la igualdad. Además habrá otro plan, todavía no desarrollado, que realizará un seguimiento para medir y evaluar las políticas que se lleven a cabo.