1 de diciembre de 2020
25 de junio de 2007

Greenpeace alerta de que la compraventa de garantías de origen de electricidad puede derivar en un "fraude descomunal"

SAN LORENZO DE EL ESCORIAL, 25 Jun. (EUROPA PRESS) -

El responsable de la Campaña de Energía y Cambio Climático de Greenpeace, José Luis García Ortega, alertó hoy de que la posibilidad legal de que las empresas eléctricas puedan comprar y vender garantías de origen de las fuentes de energía usadas puede derivar en un "fraude descomunal" al permitir a las eléctricas utilizar el etiquetado eléctrico para 'tapar' la "realidad" y, con ello, engañar al consumidor si quisieran hacerlo.

Gracía Ortega se pronunció así en el encuentro 'Renovables 100%: Una revolución energética para hacer frente al cambio climático' organizado por la Universidad Complutense de Madrid en San Lorenzo de El Escorial. En él la organización ecologísta expuso el informe 'Renovables 2050', que viene a demostrar que es posible "técnica y económicamente"cubrir todas las necesidades energéticas de España con energías limpias.

El responsable de la Campaña de Energía y Cambio Climático afirmó que, si bien la normativa que obliga a las empresas que comercializan o distribuyen energía eléctrica a informar sobre las fuentes de energía que utilizan, renovables y no renovables, es "positiva", una orden ministerial posterior deja una puerta abierta a que éstas pueden 'venderse' como empresas limpias al 100 por cien cuando no sea así.

Greenpeace lamentó que la iniciativa legal que podría haber introducido en España una "mágnífica transparencia" sobre las fuentes de energía que hace uso una eléctrica quede finalmente en una "suma y resta de garantías de origen". García Ortega se refirió así a la orden ministerial aprobada recientemente que permite a las empresas comprar y vender dichas garantías, controladas por la Comisión Nacional de Energía, e incluirlas en su etiquetado eléctrico.

De esta forma, el responable de Greenpeace denuncia que al permitirse la posibilidad de que las garantías de origen se conviertan en un "elemento comercial en sí mismas" las électricas podrían demostrar a sus clientes que cumplen los compromisos medioambientales comprando 'papelitos' que afirmen que su electricidad proviene de energías renovables aunque no sea realmente así. "Es una invitación al fraude descomunal", afirmó.

García Ortega tildó así de "preocupante" que el Gobierno haya renunciado con dicha orden ministerial a aumentar la transparencia de las eléctricas sobre sus usos de energías renovables, mermando así la capacidad de elección del consumidor entre unas y otras empresas en función de sus compromisos contra el cambio climático. Concluyó que la normativa sobre el etiquetado, una obligación europea, "queda prácticamente en nada" con la aplicación de dicha orden ministerial.