28 de marzo de 2020
23 de julio de 2008

La laguna del Mar Menor sufrirá un grave deterioro por el cambio climático, según un informe de la Universidad de Murcia

MADRID, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

La laguna del Mar Menor sufrirá un grave deterioro ecológico a consecuencia del cambio climático y los efectos del aumento de temperatura del agua de entre tres y cinco grados centígrados, según revela un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Murcia, publicado por la 'Estuarine Coastal and Shelf Science' que demuestra la vulnerabilidad de la laguna costera, que recoge el Servicio de Información y Noticias Científicas (SINC).

El trabajo expone el escenario de un cambio probable en ese ecosistema y, entre otras consecuencias, destaca un aumento en la tasa de regresión de los productores primarios bentónicos (plancton y necton), el deterioro del estado ecológico y la aparición de procesos de eutrofización (aporte masivo de nutrientes inorgánicos en un ecosistema acuático) en muchas lagunas costeras y la proliferación de medusas en las aguas.

De acuerdo a los investigadores que participaron en el estudio financiado por el Instituto EuroMediterráneo del Agua, es "esencial" conocer las interacciones entre los distintos procesos para identificar el impacto que se producirá en el futuro y poder establecer de forma preventiva medidas efectivas de planeamiento y de gestión costera.

Así, el investigador Javier Lloret, que participó en el proyecto, anunció que si las predicciones de cambio climático "se hacen realidad, el estado actual de la laguna del Mar Menor podría colapsar por las proliferaciones de fitoplancton y microalgas flotantes". Además, añadió que ese ecosistema murciano sufrirá un "profundo deterioro" mediante la aparición de procesos de eutrofización con altas concentraciones de nutrientes".

En ese sentido, el documento prevé que el cambio global afectará en "alto grado" a las lagunas costeras, las cuales están consideradas como uno de los ambientes marinos "más frágiles frente a estos cambios". En concreto, los efectos más adversos son el aumento de la temperatura del agua, la ascenso del nivel del mar 50 centímetros o mas, cambios en el hidrodinamismo de las masas de agua y en la salinidad del agua además del incremento del dióxido de carbono disuelto, de la frecuencia de eventos climáticos extremos y de la aparición de procesos de eutrofización.

Según Lloret otras consecuencias del aumento de las temperaturas son la proliferación de medusas, muestra de la alteración del estado trófico del sistema y de la inestabilidad de los parámetros para la laguna; la pérdida de macrófitos bentónicos que podrían conllevar una "disminución substancial de la calidad del hábitat de la laguna con consecuencias inesperadas"; y una reducción de la luz que llega al fondo del Mar Menor debido a la proliferación del fitoplancton.

La laguna del Mar Menor presenta unas características ecológicas de alta productividad y diversidad biológica. Está designada por la Organización de Naciones Unidas como zona 'Especialmente protegida y de importancia para el Mediterráneo'. Sin embargo, es muy vulnerable a la eutrofización por el aumento de la población y de las construcciones en la zona y el empleo de fertilizantes para la agricultura.