26 de enero de 2020
  • Sábado, 25 de Enero
  • Viernes, 24 de Enero
  • 11 de febrero de 2010

    Más de 2.000 personas se suman al manifiesto por el derecho de los padres a decidir la educación sexual de sus hijos

    MADRID, 11 Feb. (EUROPA PRESS) -

    Más de 2.000 personas, entre ellas 400 educadores, se han sumado en los últimos días al 'Manifiesto por la Libertad de Educación' que defiende el derecho de los padres a decidir la clase de educación sexual que desean impartir a sus hijos y se opone firmemente a las enseñanzas de corte ideológico que, según denuncia el texto, "el Estado pretende imponer a los niños en el ámbito educativo".

    En síntesis, el documento que impulsa la Federación de Plataformas de Padres, España Educa en Libertad, denuncia que las medidas de enseñanza que incorpora el Proyecto de Ley de Salud Sexual e Interrupción Voluntaria del Embarazo "forman parte del mismo proyecto ideológico que las asignaturas de Educación para la Ciudadanía (EpC) y, como ellas, vulneran el derecho a educar según las convicciones morales y religiosas de cada familia".

    "La movilización social no ha hecho más que empezar, porque los padres están alarmados y los detalles que vamos conociendo no hacen sino aumentar esta alarma, por el enfoque ideológico de la sexualidad que se va a imponer a los niños, forzando su conciencia", explicó recientemente el portavoz del grupo, José Ignacio Martínez.

    En palabras de Martínez, el borrador de la Estrategia Nacional de Salud Sexual y Reproductiva que Sanidad remitió a las Consejerías plantea la revisión del rol reproductivo de las mujeres y "pretende dejar de lado la concepción de la sexualidad ligada a lo moralmente bueno o malo e impide cuestionarse la heterosexualidad como norma y el modelo actual de familia".

    "El texto del Gobierno defiende la necesidad de avanzar hacia el pleno reconocimiento de la diversidad de deseos y experiencias que forman la sexualidad humana, llegando incluso a proponer la promoción del cibersexo, como una vía de escape que contribuye a normalizar tendencias hasta ahora marginalizadas, permitiendo experimentar sensaciones inusuales y no vamos a permitirlo", concluyó el portavoz.