1 de diciembre de 2020
21 de agosto de 2007

Los turistas en hoteles españoles en Cancún y Riviera Maya, sanos y salvos tras el paso de 'Dean'

MADRID, 21 Ago. (EUROPA PRESS) -

Los turistas alojados en cadenas hoteleras españolas en Cancún y Riviera Maya, destinos costeros situados en el estado mexicano de Quintana Roo, en la Península de Yucatán, han pasado la noche del lunes al martes protegidos ante el paso del huracán 'Dean', sin sufrir daños físicos, y los establecimientos apenas han registrado desperfectos, informaron a Europa Press fuentes del sector.

Finalmente, el huracán bajó a categoría tres con vientos sostenidos de 201 kilómetros por hora unas horas después de alcanzar la costa mexicana, cerca de Chetumal, capital del estado de Quintana Roo ubicada unos 400 kilómetros al sur de Cancún y 300 kilómetros de Riviera Maya.

Los nueve resorts de RIU operan con normalidad tras el paso de Dean. El huracán --convertido en tormenta tropical leve en Cancún y Riviera Maya--, tan sólo ha causado daños leves en los recintos exteriores. Los establecimientos de RIU han comenzado a operar de nuevo con normalidad durante la mañana.

Fuentes de RIU apuntaron que la tormenta causó desperfectos "de poca importancia" en los recintos exteriores, daños en la jardinería y la lógica suciedad debida a la acción del viento y del agua. "No se ha registrado ningún daño personal entre clientes y empleados", aseguraron, y remarcaron que "la tranquilidad es completa, mientras los empleados retoman sus labores habituales de manera escalonada y se sirven de nuevo comidas en los restaurantes y bares".

Desde Barceló, que cuenta con seis hoteles en la zona, indicaron que el paso de Dean se resume en "una mala noche, una tempestad". "Ha sido relativamente suave. En Riviera Maya los daños han sido mínimos, los típicos de jardinería o algún cristal que no ha aguantado. Y en Cancún si cabe aún menos", explicaron.

Por su parte, fuentes de Iberostar señalaron que sus clientes durmieron en las habitaciones de sus siete hoteles en Riviera Maya. "Se fueron con la cena y el desayuno por previsión". Los hoteles de Iberostar también registraron pequeños desperfectos en las instalaciones exteriores (jardines, piscinas y playa), que se prevé estén completamente arreglados en dos o tres días.

Asimismo, desde Sol Meliá --con cuatro hoteles en la zona-- afirmaron que "los daños han sido mínimos". "Algunas sombrillas y un poco de erosión en las playas y algo de agua filtrada por alguna ventana, pero ya se han reanudado las operaciones con normalidad", indicaron. Por su parte, los ocho hoteles de la cadena Oasis en Cancún, gestionados por el Grupo Globalia, "no registraron destrozo alguno", indicaron fuentes de la empresa.

Fuentes de Sol Meliá destacaron además que los hoteleros de Cancún y Riviera Maya "están muy satisfechos porque los dos destinos no hayan sido de nuevos víctimas de un huracán, después de que Wilma arrasara gran parte de las instalaciones en 2005".