22 de septiembre de 2020
14 de enero de 2009

Andalucía restaurará el hábitat para el buitre negro y el águila imperial en Hornachuelos (Córdoba)

SEVILLA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

La Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía llevará a cabo trabajos de restauración del hábitat para la recuperación de especies amenazadas como el buitre negro y el águila imperial en el parque natural de Hornachuelos (Córdoba), a través del aumento de la densidad de las poblaciones de conejos, parte sustancial de la dieta de estas aves.

Según explicó a Europa Press el jefe de servicio de Geodiversidad y Biodiversidad en Córdoba, Rafael Arenas, dichas actuaciones, que cuentan con un presupuesto de 3.100.000 euros, consistirán en el tratamiento de la vegetación para mejorar el hábitat del conejo --desbroce de matorral, clareos en la masa de pinar--, así como en la construcción de cercados de cría intensiva de dicha especie para la repoblación y la disposición de vivares como lugar de refugio antes su predadores.

Los conejos que se destinarán a la repoblación poseen un "alto porcentaje" de anticuerpos a la enfermedad que afecta a estos animales desde hace varios lustros, la neumonía hemorrágica vírica --por la que han desaparecido de numerosas comarcas de Andalucía, comprometiendo la supervivencia de especies como el lince ibérico--, y provienen de cotos de la campiña cordobesa dónde esta especie causa "graves" daños a los cultivos.

La importante merma sufrida en las poblaciones de conejo desde hace casi dos décadas ha obligado al buitre negro --cuya población asciende en Córdoba a 33 parejas reproductoras-- a realizar grandes desplazamientos para encontrar alimento, encontrando en su camino pequeños cadáveres de conejos muertos a causa de cebos envenenados que, al ser ingeridos por el animal, provocan su fallecimiento.

Por ello y ante la dificultad de localizar los 'puntos calientes' en los que presumiblemente podrían encontrarse los cebos envenenados en el área de campeo del buitre negro --de unas 500.000 hectáreas--, la Consejería de Medio Ambiente ha decidido aumentar las poblaciones de conejo en "lugares amigos" como los montes públicos o terrenos particulares a través de convenios de colaboración.

"Se trata de intentar cambiar el comportamiento que esta especie ha adquirido durante muchos años ante la ausencia de conejos, que no es tarea fácil", señaló.

Según explicó Arenas, desde que en el año 2001 se pusiera en marcha el 'Programa de Actuaciones para la conservación del buitre negro' en Andalucía, se ha venido detectando un "alto desplazamiento" de ejemplares adultos por jóvenes, los cuales tienen una productividad "mucho menor" que los primeros. Así, precisó que la productividad de esta especie en la mayoría de las colonias de Andalucía ha descendido del 80 por ciento al 50 por ciento por esta causa.

Tras diversas investigaciones, los técnicos concluyeron que esta progresiva incorporación de los ejemplares jóvenes a las parejas reproductoras en detrimento de los adultos se debía a que éstos últimos estaban muriendo envenenados al ingerir cadáveres de conejos envenenados por cebos. En este sentido, cabe recordar que mientras que los adultos basan su dieta en piezas pequeñas y medianas como el conejo, los jóvenes prefieren grandes carroñas, con lo que su supervivencia no se ve afectada por esta circunstancia.

En esta línea, el jefe de servicio afirmó que los cebos envenenados son el "principal problema para la conservación del buitre negro en Andalucía", donde habitan unas 264 parejas reproductoras. Para erradicarlos, la Consejería de Medio Ambiente cuenta desde 2004 con la 'Estrategia para la erradicación del uso ilegal de cebos envenenados' por la cual se han realizado 386 actuaciones en el pasado año.

Por otro lado, para poder determinar con mayor exactitud el área de la comarca en la que se concentra la población de esta especie e identificar la colocación de cebos envenenados con agilidad, se están capturando y marcando buitres adultos con un radioemisor que, mediante señales vía satélite, facilita las coordenadas geográficas que frecuenta el animal con mayor asiduidad.

ÁGUILA IMPERIAL

Asimismo, estas actuaciones beneficiarán al águila imperial, ya que, "aumentando las densidades de conejo, se producirá un incremento parejo en la productividad de la especie", presente en la actualidad en la zona de Córdoba con dos parejas reproductoras, apuntó Arenas.

Igualmente, afectará positivamente al águila real, aunque su mortalidad en Andalucía está "más relacionada con los accidentes en tendidos eléctricos", extremo "que ya se ha corregido en el entorno de la comarca", afirmó.