10 de abril de 2020
23 de julio de 2008

La Caja de Canarias impulsa 57 proyectos de dependencia y exclusión social en Gran Canaria

LAS PALMAS DE GRAN CANARIA, 23 Jul. (EUROPA PRESS) -

La Obra Social de la Caja de Canarias formalizó hoy su ayuda a las organizaciones socio-humanitarias que operan en Gran Canaria, a través de un acto conjunto de firma de convenios de colaboración por parte del presidente de la Entidad de ahorro Canaria, Antonio Marrero y un total de 57 entidades sociales sin ánimo de lucro, a las que La Caja destina 700.000 euros para el desarrollo de sus proyectos en Gran Canaria.

Esta iniciativa, producto del Concurso Público de Ayudas que la Obra Social convoca cada año y que en el presente cumplió con su sexta edición, pretende dar cobertura económica a aquellos proyectos sociales sin ánimo de lucro que carecen de financiación suficiente para que puedan desarrollarse, informa la entidad en un comunicado.

De hecho, estos 57 proyectos a los que la Obra Social destina una ayuda de 700.000 euros, beneficiarán directamente a 135.000 personas (casi un 20 por ciento más que el pasado año) pertenecientes a los colectivos de mayores, discapacitados, inmigrantes y mujeres, jóvenes y niños en situación o en riesgo de exclusión social

La VI Convocatoria del Concurso Público de Ayudas para la realización de proyectos relacionados con la dependencia y la atención social y sanitaria, cuenta con una dotación en el presupuesto de la Obra Social de La Caja de Canarias del presente ejercicio, de 1,1 millón de euros, siendo el importe más importante que una entidad privada destina en Canarias a las organizaciones sociales sin ánimo de lucro, y el más diversificado, dado que alcanza no sólo a las principales y más conocidas ONGs, sino también a aquellas organizaciones que trabajan con problemáticas minoritarias, pero con las mismas necesidades de respuesta

AYUDAS A 82 ENTIDADES DE LAS ISLAS

De hecho, La Caja de Canarias ha atendido en esta VI Convocatoria de ayudas a 82 entidades de las islas de forma que puedan llevar a término actividades que afecten directamente a la atención de las personas con necesidades y enmarcadas en programas de protección social a colectivos en situación de dependencia; prevención, tratamiento, rehabilitación y reinserción social.

Además de proyectos de acompañamiento, atención a familias y respiro familiar; fomento ocupacional o del empleo; formación, información y sensibilización social; promoción del voluntariado social y animación en el tiempo de ocio.

Todos los proyectos han sido evaluados por un tribunal independiente y ajeno a la entidad, formado por un comité de expertos en temas sociales y sanitarios, que han valorado diferentes aspectos como su utilidad social y su ajuste a las necesidades del colectivo al que va destinado; la innovación; la viabilidad social, económica y técnica; su difusión ante la opinión pública; y el fomento del voluntariado.