22 de enero de 2020
  • Martes, 21 de Enero
  • Lunes, 20 de Enero
  • 5 de marzo de 2013

    Cónclave.- Gil Tamayo insiste en que el Papa decidió que el informe del 'Vatileaks' pasará directamente a su sucesor

    MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

    El consultor del Consejo Pontificio para las Comunicaciones Sociales, el español José María Gil Tamayo, ha subrayado que Benedicto XVI determinó, antes de que su renuncia fuera efectiva, es decir "con toda la autoridad papal", que el informe sobre el caso 'Vatileaks' fuera conocido "por su sucesor exclusivamente".

    En declaraciones a Onda Cero recogidas por Europa Press, Gil Tamayo ha asegurado que el contenido de este documento, que fue encargado por el ahora Papa Emérito a varias personas, entre ellas al cardenal español Julián Herranz, "solo" lo conoce el Papa. "Esto sí lo puedo decir con certeza", ha insistido.

    Por ello, Gil Tamayo considera que será su sucesor el que dirima si lo da a conocer a más gente. "Que yo sepa, no hay petición de ese informe por parte de ningún cardenal. Los cardenales están preocupados sobre todo y empeñados en acertar en la elección del nuevo Papa. No en otras cuestiones", ha concluido, en relación con la posibilidad de que algunos cardenales hubiesen solicitado conocer su contenido en las congregaciones previas al Cónclave.

    Respecto a quién sucederá a Benedicto XVI ha reconocido que "están circulando nombres", aunque ha asegurado que "no se vislumbra nadie en primera línea".

    En este contexto, ha recordado el dicho romano que dice que "quien entra Papa en el cónclave sale cardenal", para referirse a las quinielas de 'papables' que podrían ser elegidos como Pontífice. "Aventurar de salida, en este cónclave, quien será el Papa, es muy difícil. Están circulando nombres, pero todavía no se vislumbra nadie en primera línea", ha manifestado.

    Ante esta dificultad, ha añadido que se ponen todos los medios humanos, pero que para elegir Papa es necesario el conocimiento "incluida la ayuda de Dios".

    "Es esa conjunción de la buena voluntad, y de la capacidad de la razón para intentar hacer lo mejor y después confiarse en esa providencia de Dios que de manera especial se invoca, no solo por los cardenales, sino por todo el Pueblo de Dios", ha agregado.