30 de noviembre de 2020
11 de diciembre de 2007

Un equipo de veterinarios europeos y del Zoo de Madrid inseminan a un rinoceronte blanco, por primera vez en España

MADRID, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

Un equipo del Instituto de Fauna Salvaje y de Zoológicos de Berlín (IZW) ayudado por veterinarios del Zoo de Madrid han logrado inseminar a un rinoceronte blanco, especie en peligro de extinción, mediante la técnica de la electroeyaculación, iniciativa pionera en España.

La inseminación de 'Marina', la hembra rinoceronte, fue idea de la Dirección Técnica de Zoología de Madrid, dirigida por Jesús Fernández, debido a la dificultad que existe para que los rinocerontes blancos se reproduzcan tanto en la naturaleza como en cautividad.

"La hembra de Madrid está en una edad óptima como para quedarse preñada y ser madre. Tras darle un margen de estar con el macho y ver si se producía una cubrición de forma natural, y ver que pasado casi un año no se quedaba, planificamos la inseminación artificial", explicó a Europa Press, Eva Martínez, veterinaria del Zoo de Madrid.

Fue entonces cuando los responsables madrileños pidieron asesoramiento a un grupo de especialistas alemanes del Instituto de Fauna Salvaje y de Zoológicas de Berlín (IZW), expertos en la reproducción de animales salvajes, ya que habían realizado con éxito alguna inseminación con rinocerontes blancos en Rumanía.

El proceso de inseminación, según cuenta Eva Martínez, comienza "estudiando bien las hormonas, planificando luego la ovulación y realizando una ecografía para ver cómo estaban los colículos ováricos y ver qué día exacto había que inseminar".

Así, el pasado 8 de diciembre se anestesió al macho, se hizo una extracción de semen, que era "de bastante buena calidad" y fue introducido en la hembra "en el punto exacto del útero para quedarse preñada".

LA PRUEBA DE EMBARAZO, EN 70-90 DÍAS

No obstante, hasta dentro de 70 ó 90 días no se sabrá si 'Marina' está embarazada. "Nosotros seguiremos recogiendo las defecaciones, y en las defecaciones hay unos cambios hormonales según el ciclo, según si está gestante o si se ha quedado preñada o no", señaló a Europa Press Martínez.

Si finalmente la hembra queda preñada será una noticia muy importante para esta especie ya que apenas quedan unos 12.000 ejemplares en todo el mundo, la mayoría de ellos en África, lugar donde están especialmente en peligro de extinción debido a la gran cantidad de cazadores furtivos existentes en el continente africano y a la dificultad que tiene esta especie para reproducirse.