3 de agosto de 2020
26 de febrero de 2009

Fundación Proyecto Vivir y el Consell valenciano promueven el acceso al transporte público de las mujeres inmigrantes

VALENCIA, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

La Fundación Proyecto Vivir, con el respaldo de la Conselleria de Inmigración y Ciudadanía, ha lanzado la campaña solidaria 'Pon un Bonobús en sus pies', con la finalidad de que las mujeres inmigrantes que atienden puedan acudir a la entidad en transporte público dado que "por su precaria situación económica no pueden costearlo y tienen que realizar junto a sus hijos más de una hora de trayecto a pie", según informó la Generalitat en un comunicado.

El titular de Inmigración y Ciudadanía, Rafael Blasco, señaló que esta iniciativa "demuestra como la solidaridad abarca también pequeños detalles que, sin embargo, harán la vida más fácil a personas que tienen circunstancias difíciles, acentuadas por la crisis". En esta línea, aseguró que el Gobierno valenciano "está reforzando el apoyo a entidades como Proyecto Vivir, una institución que lleva 15 años dedicada a los más necesitados"

Las mujeres inmigrantes interesadas deberán entregar el bonobús en la propia sede o por correo, o bien en cualquiera de las dos tiendas solidarias con que cuenta la fundación. Esta campaña ayudará a mujeres que viven situaciones de desempleo, abandono de sus parejas, pasado en la droga o la prostitución, ausencia de formación, la falta de vivienda digna y procedencia de países con hábitos diferentes a los occidentales.

A juicio del conseller Rafael Blasco, "el altruismo y el compromiso con los más necesitados es uno de los grandes valores de los valencianos que, incluso en momentos tan difíciles como el que estamos viviendo a nivel económico, se mantiene con más fuerza que nunca".

Proyecto Vivir trabaja para proporcionar a las mujeres las bases y la preparación necesarias para que empiecen a desenvolverse con autonomía en su entorno social y laboral, a través del asesoramiento y el desarrollo de diferentes talleres formativos y prelaborales, siempre con un contenido y orientación eminentemente prácticos.

Además, cuenta con un piso-hogar, en colaboración con la Conselleria de Inmigración y Ciudadanía. Para "asegurar los mejores resultados", atiende a un máximo de 20 mujeres a la vez, sin límite de estancia. Los principales cursos impartidos en las instalaciones son de alfabetización, español, educación sanitaria, limpieza y cocina, costura y planchado, atención comercial y cerámica.

En el caso de los más pequeños, Proyecto Vivir cuenta con un aula equipada, llamada 'La Casa de la Abuela', donde están cuidados mientras sus madres realizan las diferentes actividades o desempeñan sus primeros trabajos externos.

Los niños cuentan también con talleres especialmente dirigidos a mejorar su integración y a apoyar su formación escolar. El principal objetivo es evitar la repetición de las situaciones de desestructuración y de marginación sufrida por sus familias y motivarles en su propio desarrollo personal.