22 de enero de 2020
  • Martes, 21 de Enero
  • Lunes, 20 de Enero
  • 10 de enero de 2013

    Fundación REPSOL apoya a Fundación FESORD CV en la formación sociosanitaria en domicilio de personas sordas dependientes

    MADRID, 10 Ene. (EUROPA PRESS) -

    Los proyectos de la Fundación FESORD CV (Federación de Personas Sordas de la Comunidad Valenciana) y AFEM han resultado ganadores del Concurso R 'Futuro sin barreras' de la Fundación REPSOL, que apoya la puesta en marcha de acciones que promueven el desarrollo integral de las personas con discapacidad.

    El jurado de la Fundación REPSOL votó por unanimidad al proyecto de la Fundación FESORD CV, 'Formación para la capacitación en atención sociosanitaria de personas sordas dependientes en el domicilio' por reflejar plenamente los valores que inspiran al concurso en el fomento del esfuerzo, la solidaridad y la responsabilidad.

    La propuesta de FESORD CV está orientada a capacitar a un grupo de 15 personas con discapacidad auditiva para la atención socio-sanitaria a personas sordas con especiales necesidades --de salud física, psíquica y social-- en el domicilio. Se estima que el proyecto tendrá un impacto de 400 personas beneficiarias indirectas y su realización se llevará a cabo durante todo el año 2013.

    Según los promotores de la iniciativa, por un lado, el proyecto ofrece una salida profesional o académica para las personas sordas, un colectivo que ante los múltiples problemas derivados de la crisis económica se muestra más vulnerable para superar los procesos de selección de empleo o, incluso, para asistir a cursos de formación debido a la falta de intérpretes de lengua de signos que garanticen la accesibilidad de la información.

    Por otro lado, la propuesta presentada por FESORD CV, que cuenta con el apoyo de la Confederación Estatal de Personas Sordas (CNSE), permite prestar una atención personalizada y profesional a las personas sordas desde sus propios hogares. Al contrario que ocurre con otros colectivos que precisan asistencia especializada y específica en sus hogares, esta labor no se está desarrollando aún con las personas sordas, lo que repercute muy negativamente en su calidad de vida y la de sus familias.