7 de abril de 2020
18 de agosto de 2008

Galicia registra menos de mil conatos de incendio en lo que va de año, el 19% del total estatal, según los sindicatos

SANTIAGO DE COMPOSTELA, 18 Ago. (EUROPA PRESS) -

La comunidad gallega no ha alcanzado los 1.000 conatos de incendio en lo que va de año, una cifra que es diez veces inferior a la media de episodios de estas características registrada en la última década, según aseguraron a Europa Press fuentes sindicales con experiencia en la investigación de fuegos forestales.

Este dato representaría el 19 por ciento de los conatos de incendio contabilizados -5.147- en el conjunto del Estado entre enero y el 10 de agosto por el Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM). Las últimas cifras oficiales revelaron que la superficie forestal afectada por el fuego hasta la fecha es un 49 por ciento inferior a la del mismo periodo del año pasado.

Las condiciones meteorológicas y, sobre todo, la continua presencia de la lluvia durante el periodo estival son los factores determinantes del descenso de hectáreas quemadas, según señalaron a Europa Press representantes de los sindicatos UGT, CC.OO y CSI-CSIF.

"La humedad, ausencia de viento 'nordés' y de altas temperaturas impide que se expandan los incendios", defendió el portavoz de la Plataforma de Agentes Forestales y Medioambientales de Galicia, Alejandro Rodríguez. "Habría que ver si con otras condiciones la actividad incendiaria se plasma en una proporción de superficie afectada como la de años anteriores", agregó.

Esas mismas condiciones meteorológicas son las que, a juicio del delegado de UGT en la misma Plataforma, Antonio Pimentel, reducen "la intencionalidad y el movimiento" de los pirómanos. En su opinión, este tiempo disminuye la "tentación" de plantar fuego que, de todas formas, "no prende" en esta situación.

Con respecto a la tendencia descendente de las hectáreas arboladas afectadas por el fuego, calificó de "inmejorables" los datos estatales, pese a defender que son "un muy mal resultado" para los montes gallegos. "¿Cómo puede ser que un año así no mejoremos esas cifras?" cuestionó. A este respecto, apeló a la necesidad de impulsar un "análisis profundo" de la sociedad gallega en relación a las múltiples causas que, según recordó, "disparan" los incendios forestales en Galicia.

Por su parte, el delegado de CSI-CSIF en la plataforma de agentes forestales instó a "no bajar la guardia" al considerar que, si cambian las condiciones meteorológicas, en una semana se puede vivir "una catástrofe similar a la de hace dos años".

En este sentido, hizo un llamamiento "a la cautela", en especial, dirigido a los medios de comunicación. "No conviene hablar de incendios, es una cuestión similar al terrorismo", reiteró por entender que cualquier "triunfalismo" en cuanto a la evolución de los incendios "puede animar" a los pirómanos a plantar fuego.

REDUCCIÓN

La superficie forestal afectada por los incendios se redujo un 48 por ciento entre enero y el 10 de agosto con respecto al mismo periodo del año pasado. Las hectáreas calcinadas ascendieron a 31.010 pasados los primeros ocho meses de este ejercicio, casi 30.000 menos --28.829-- que las registradas en 2007, según los datos del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) recogidos por Europa Press.

Más del 60 por ciento de la superficie forestal quemada en España correspondió al área del noroeste peninsular que integran Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco y las provincias de León y Zamora, con un total de 18.699 hectáreas.

Pese a la sensible disminución de los espacios calcinados, entre enero y el 10 de agosto aumentó un 49 por ciento el número de siniestros vinculados al fuego con respecto a hace un año.

Galicia, Asturias, Cantabria, País Vasco junto a las provincias de León y Zamora concentraron casi un 55 por ciento --54,3 por ciento-- de las 8.433 incidencias contabilizadas en España. También se elevaron durante estos más de ocho meses los incendios y los conatos en un 76 y un 36 por ciento, tras alcanzar los 3.286 y los 5.147 episodios, respectivamente.

El incremento de los siniestros, conatos e incendios en lo que va de año no evita que los datos de 2008 mejoren en todos los aspectos la media registrada esta década. En el caso de la superficie quemada, ardió un 62 por ciento menos de monte que el promedio de los diez últimos años. También disminuyeron un 31 por ciento los siniestros, un 32 por ciento los conatos y un 29 por ciento los incendios.