18 de enero de 2020
  • Viernes, 17 de Enero
  • 5 de marzo de 2013

    Ecologistas en Acción estima que la construcción de un ATI en la central muestra la "clara" intención de cierre

    Ecologistas en Acción estima que la construcción de un ATI en la central muestra la "clara" intención de cierre
    NUCLENOR

    MADRID, 5 Mar. (EUROPA PRESS) -

    Ecologistas en Acción considera que la solicitud de Nuclenor al Ministerio de Industria, Energía y Turismo para construir un almacén temporal individualizado en la central nuclear de Santa María de Garoña (Burgos) muestra la "clara intención" del titular de cerrar "definitivamente" la planta atómica burgalesa.

    "Este paso es imprescindible para proceder al desmantelamiento de la central. Esto muestra que Nuclenor sigue adelante en sus planes de cierre definitivo de la nuclear burgalesa", señala Ecologistas en Acción en un comunicado.

    Además, para Ecologistas, esta solicitud muestra que el Almacén Temporal Centralizado (ATC) no va a estar construido a tiempo. La organización explica que este es uno de los primeros pasos para desmantelar una central nuclear, ya que una vez que el combustible gastado de la piscina de la central se enfríe --unos años-- y decaiga su radiactividad podrá depositarse en un ATI.

    Ese es el proceso que se ha seguido en la central nuclear de José Cabrera (Zorita) en Guadalajara, que está en desmantelamiento. De este modo, apunta que, probablemente, en Garoña se construirá una losa sísmica de hormigón donde se depositarán los contenedores de hormigón y acero con el combustible gastado. Estos bidones permanecerán al aire libre y protegidos tan solo por una doble valla, al igual que ocurre en Zorita.

    Este ATI se suma al que la central nuclear de Ascó (Tarragona) está construyendo para depositar su combustible gastado a partir de 2014. Con este, serán ya los cuatro depósitos de residuos nucleares que existirán en España (también hay un ATI en Trillo).

    Finalmente, Ecologistas en Acción considera que esta es una clara muestra de la "imprevisión" de la industria nuclear en la gestión de los residuos de alta actividad, pues se ve obligada a ir construyendo este tipo de instalaciones provisionales según se van cerrando las centrales nucleares, ya que el ATC de Villar de Cañas (Cuenca) no estará listo antes de 2020, según las proyecciones más optimistas de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos (Enresa).