24 de septiembre de 2020
14 de enero de 2009

Investigadores del CISC desarrollan una línea de árboles para eliminar restos de TNT de aguas y suelos contaminados

SEVILLA, 14 Ene. (EUROPA PRESS) -

Investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) han logrado modificar álamos para descontaminar aguas y suelos con restos de TNT (trinitrotolueno), un explosivo altamente tóxico y de difícil eliminación que se encuentra en amplias zonas de Europa y Estados Unidos a consecuencia, sobre todo, de las diferentes guerras y la fabricación de armamento.

En un comunicado, el CSIC explicó que durante el estudio se han modificado los álamos de modo que sean "más resistentes" al contaminante y absorban una mayor cantidad del mismo. Los resultados han sido publicados en la revista americana Environmental and Science Technology.

Las plantas actúan ante el TNT como si fueran un hígado verde a través del cual el contaminante es convertido en una sustancia inocua y 'secuestrado' en los tejidos vegetales. Aunque todos los árboles tienen enzimas que atacan alos contaminantes, su eficiencia es superada por las de algunos microorganismos, por lo que la capacidad del árbol se puede mejorar si se le transfieren estas últimas.

Así, investigadores de la Estación Experimental del Zaidín (CSIC en Granada) y del Instituto de Investigaciones Agrobiológicas de Galicia (CSIC en Santiago de Compostela) han incorporado al álamo temblón el gen 'pnrA' de la bacteria 'Pseudomonas putida', que tiene un alto índice de reducción de TNT y de otros compuestos nitroaromáticos.

Los resultados muestran que los álamos así modificados toleran hasta 57 mgde TNT por litro y más de 1.000 mg por kilo de suelo antes de que su crecimiento se detenga, frente a los 11mg/l y 500mg/kg de la planta nomodificada.

Además, muestran un mayor poder de absorción ante altas concentraciones de contaminante. En conclusión, la incorporación del gen de la bacteria mejora la capacidad del álamo para tolerar, crecer y eliminar TNT tanto de aguas como de suelos contaminados donde la biodisponibilidad del contaminante es reducida.

Por otro lado, la investigación ha demostrado que, una vez absorbido por las raíces, es muy poco el contaminante que es transportado al tallo, por lo que la caída de hojas o su consumo por herbívoros no suponen ningún riesgo. La investigación, que concluye también que es más adecuado usar plantas demás de cuatro meses para la biorremediación in situ, se desarrolló durante cinco años.

UN EXPLOSIVO DIFÍCIL DE ELIMINAR

El TNT es un explosivo muy tóxico para los seres vivos, resistente a la degradación biológica y que se encuentra presente en suelos y aguas en grandes zonas en Europa y Estados Unidos, debido sobre todo a las guerras mundiales y a la presencia de fábricas de armamento.

"Se trata de un explosivo muy difícil de eliminar, por lo que no hay ningún método cien por cien efectivo. De momento se utiliza la excavación e incineración, un proceso caro y poco benigno para el medioambiente", explica Pieter van Dillewijn, de la Estación Experimental del Zaidín.

Existen, además, otros métodos más económicos como el compostaje, pero su implementación es "más limitada y a menudo sin datos fiables", añade el investigador.