23 de enero de 2021
11 de diciembre de 2007

Un león se 'enamora' de una tigresa albina en un circo de Valencia y se pasa toda la noche llamándola

Los rugidos nocturnos tienen "fritos" a trabajadores del circo y a los vecinos, algunos de los cuáles se han quejado por no poder dormir

VALENCIA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El amor ha llegado al Circo Americano de Valencia. Chico, un león de ocho años, se ha "enamorado completamente" de una tigresa albina llamada Luigina, y se pasa buena parte de la noche rugiendo en su jaula y llamando a su amada. Los rugidos de este animal en celo tienen "fritos" a los trabajadores del circo y a los vecinos de las fincas colindantes, algunos de los cuáles se han quejado por no poder dormir por las noches.

Todo comenzó hace seis días, cuando Chico 'conoció' a Luigina, una tigresa blanca de unos tres años de edad. Fue un "amor a primera vista", que ha llevado a los dos animales a pasarse buena parte de la noche en vela, llamándose el uno al otro, según explicó la gerente del circo, Dicky Faggiani, a Europa Press Televisión.

"Están toda la noche llamándose, y él le canta la serenata y no deja dormir a nadie", comentó Faggiani, quien mostró su extrañeza por la atracción que se ha producido entre dos especies distintas. La tigresa "se pone muy nerviosa y comienza a moverse por la jaula, él la llama y ella le contesta, y así toda la noche".

Los dos animales se conocieron hace apenas una semana, al coincidir en el Circo Americano. Los leones pertenecen a un domador inglés y los tigres a uno italiano, por lo que no se habían visto antes. "Aquí, al tener las jaulas cerca, parece que se ha producido un flechazo, y que el león se ha enamorado completamente de la tigresa", explicó Faggiani.

Así, mientras el resto de animales está durmiendo, Chico y Luigina se pasan buena parte de la noche despiertos, "llamándose hasta la madrugada". Este hecho, provoca que al llegar el día, mientras los otros animales "están dando guerra", los dos tortolitos estén cansados, echados y tomando el sol. Incluso a Chico le cuesta trabajar en el circo.

EL LEÓN NO QUIERE TRABAJAR.

En este sentido, Faggiani explicó que en la función de las 16.30 "aún trabaja", pero que en la de las 19.30 "está en plan vago". "Se echa en la pista, no trabaja, y al domador le cuesta muchísimo levantarlo. Luego, cuando entra en la jaula y empieza a oscurecer, comienzan a llamarse", indicó la gerente.

Chico y Luigina aún no han tenido ningún contacto físico, pero sus cuidadores se han visto obligados a acercarlos, entre otras cosas para alejar la jaula del macho de las fincas. Los domadores están estudiando qué hacer, ya que se trata de dos especies distintas, si bien tienen pensando acercarlos antes de marcharse de Valencia.

LIGRES ÚNICOS

Al respecto, Faggiani explicó que de la unión de tigres y leones nacen ligres, aunque destacó el hecho de que "nunca ha habido un cruce con un tigre blanco", siempre han sido comunes. Por eso, si de la unión de Chico y Luigina naciera algún cachorro, estaríamos ante "una cosa única".

En este punto, la gerente del circo Americano comentó que es "raro" que un león se 'enamore' de una especie distinta a la suya, e indicó que Chico tiene a leonas y Luigina a tigres, "pero nada, ha sido un amor a primera vista". Y es que, según dijo, los dos animales son "muy guapos". "La tigresa es muy guapa y él un ejemplar muy bonito de león", señaló.

Para los trabajadores del circo, esta historia de "amor a primera vista" es muy bonita, aunque están un poco preocupados por las molestias que pudiera ocasionar a los vecinos. No obstante, indicó que la gente que vive cerca "lo ha entendido", y que sabe que sólo van a estar hasta el día 6 de enero. "A aguantar, porque están enamorados", bromeó Faggiani.

RUGIDOS CORTOS Y LASTIMEROS.

Uno de los vecinos que escucha los rugidos de los animales es Rafael, quien comentó a Europa Press Televisión, que se producen todos los días a la misma hora, sobre las 4.30 a las 6 de la mañana. "Son rugidos cortos, lastimeros y bastante seguidos", agregó.

Rafael indicó que sólo escucha rugir a uno de los animales, al parecer el león, y que se pasa "por lo menos tres cuartos de hora rugiendo; luego para y ya no se le oye más". "A esas horas, imagino que le molestará a la gente que tenga el sueño un poco ligero", añadió.

Este vecino señaló que a él no le molestan, pero que otras personas sí se quejan, y dicen: "jo, a las 5 de la mañana, el león...". Cree, además, que molestará y asustará, "porque el rugido de un león no se oye todos los días", sobre todo a quien esté despierto. Al enterarse de la causa de estos rugidos, Rafael dijo entenderlo todo, esos "rugidos cortos como de sentimiento".

Hay otros vecinos que también escuchan a los animales, pero que dicen que no les molestan, y sobre todo al conocer que es debido al amor. "Me parece estupendo, porque lo mejor son los besitos y arrumacos", comentó una mujer.

Esta señora indicó que otras personas sí le han comentado lo molestos de los rugidos, y que una conocida le comentó: "por la noche, cuando me despierto, es que parece que esté en medio de la selva".

Carmen Paulí también escucha los rugidos. Su jefa le comenta que se oyen sobre todo por la noche, y que esto puede molestar a algunos vecinos.