14 de agosto de 2020
2 de julio de 2020

Los ODS ganan protagonismo en las empresas aunque es necesario acelerar su implicación, según un estudio

Destaca el progreso de las compañías del sector energético y tecnológico al implementar Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

MADRID, 2 Jul. (EUROPA PRESS) -

Los ODS van ganando protagonismo en el mundo empresarial, pero todavía queda camino por recorrer en el horizonte 2030, según se desprende del tercer informe del Observatorio de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), titulado 'El potencial transformador de los ODS" de Esade y Fundación "la Caixa', presentado este 2 de julio en el Palau Macaya.

El estudio constata que, si bien ha aumentado un 18% respecto a los dos años anteriores el número de empresas que incluyen los Objetivos de Desarrollo Sostenible en sus memorias anuales de 2018, todavía representan menos de la mitad (el 47%) de las 137 empresas analizadas.

En esta tercera edición se mide la contribución de las empresas cotizadas españolas a la Agenda 2030 poniendo el foco en la Ley 11/2018 de información no financiera y diversidad y en el contexto de la llamada Década de la Acción. En los últimos años, la presencia de los ODS se ha generalizado en todos los sectores. De las 65 empresas que los mencionan en sus memorias, 46 (el 71%) los vinculan a su estrategia de negocio, un porcentaje que se incrementa en nueve puntos con respecto al año anterior (62%). Esta proporción se reduce a un 33% en base al total de las empresas estudiadas.

Según el director de la Cátedra de LiderazgoS de Esade y coautor del informe, Àngel Castiñeira, "debemos pasar de un crecimiento lineal como el actual a un crecimiento exponencial. Para lograrlo, se necesitan liderazgos transformadores en el mundo empresarial y políticas públicas más comprometidas con los ODS".

Por su parte, el director del Observatorio de ODS Àngel Pes ha asegurado que "la pandemia de la Covid-19 ha golpeado fuertemente nuestras sociedades y tendrá un impacto marcadamente negativo en el periodo 2020-2030, donde el liderazgo será clave para ofrecer respuestas todavía más ambiciosas en términos de crecimiento económico, desigualdad y para no dejar a nadie atrás".

SECTORES ENERGÉTICO Y TECNOLÓGICO, A LA CABEZA

El estudio destaca significativamente el progreso de las empresas del sector energético (78%) y tecnológico (67%) en la implementación de los ODS. Ambos concentran la mayoría de las compañías analizadas que han introducido los Objetivos de Desarrollo Sostenible en sus memorias anuales y que informan con más transparencia sobre la cadena de valor, la vulneración de los derechos humanos o la brecha salarial.

En el estudio también resaltan, aunque en menor medida, las empresas de servicios de consumo (37%) y del sector industrial y de la construcción (54%). En cambio, el sector de los bienes de consumo y el de los servicios financieros e inmobiliarios han avanzado poco en este aspecto, alcanzando un 37% y un 29%, respectivamente.

Por otro lado, se confirma la tendencia que se ha venido observando en los informes de 2017 y 2018: los ODS que logran una mayor presencia en las memorias son el 8 (Trabajo decente y crecimiento económico) con un 37%, el 13 (Acción por el clima) con un 34%, el 9 (Industria, innovación e infraestructura) con un 32%, el 4 (Educación de calidad) con un 31% y el 7 (Energía asequible y no contaminante) con un 30%. En cambio, el ODS 14 (Vida submarina) y el ODS 2 (Hambre cero) son poco relevantes para las empresas: menos del 15% los incluyen en sus memorias de 2018.

Además, cada vez son objeto de mayor atención para las empresas españolas cuestiones emergentes en los ámbitos de la educación de calidad (ODS 4), las energías renovables y la eficiencia energética (ODS 7), la reducción de las desigualdades (ODS 10) o la igualdad de género (ODS 5).

En cuanto a este último, el estudio señala que la horizontalidad de las políticas de igualdad de género puede actuar a la vez como un objetivo a perseguir y como una herramienta que permita mejorar los resultados en otros ámbitos como los de la salud, la no discriminación, la educación y la formación o las desigualdades, repercutiendo incluso en los equipamientos y las infraestructuras.

El informe también analiza las memorias de las empresas cotizadas españolas en relación a cuatro aspectos de la sostenibilidad: gobernanza, sociedad, economía y medioambiente. En cuanto a aspectos de gobernanza, las empresas siguen apostando por las alianzas para contribuir a los ODS. La colaboración en proyectos vinculados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible es una práctica que se va consolidando progresivamente: seis de cada diez empresas han establecido alianzas con otros agentes: el 79% de fundaciones; el 75% de Administraciones Públicas; y el 50% del tercer sector. Sin embargo, la rendición de cuentas y la transparencia siguen siendo asignaturas pendientes.

El estudio evalúa también aspectos relacionados con el empleo decente y respetuoso con los derechos humanos, y con las políticas de diversidad, inclusión y no discriminación. En este sentido, la información divulgada por las empresas sobre sus plantillas refleja unas condiciones laborales que contrastan con la realidad actual del mercado de trabajo español. Predominan la contratación indefinida (86%) y la jornada completa (88%), y la rotación laboral es escasa (12%). Además, cada vez son más las empresas que hacen referencia a sus políticas de conciliación de la vida laboral y familiar (54%).

MARGEN DE MEJORA EN EQUIDAD Y EN ECONOMÍA CIRCULAR

En términos de equidad, las políticas de igualdad de oportunidades se han generalizado entre las la organizaciones (66%), aunque pocas informan sobre sus mecanismos para favorecer unas retribuciones igualitarias (27%) o sobre sus procedimientos de no discriminación en la contratación (25%). Por otra parte, el informe alerta del insuficiente avance en la presencia de mujeres en la alta dirección: Solo una de cada cinco empresas analizadas presenta más un 30% de directivas.

En relación a la adopción de los principios de la economía circular, el reciclaje (56%) y la reutilización (47%) se van asentando progresivamente entre las empresas, mientras que la reparación, la re fabricación o la ampliación de la vida del producto todavía son prácticas incipientes. Por otro lado, la transformación digital muestra mayores avances en la monitorización de los procesos y en el uso de los big data por parte del 40% de las organizaciones, un dato que adquiere mayor relevancia en el contexto de crisis provocado por la pandemia actual.

En cuanto al medio ambiente, tres de cada cuatro empresas reportan iniciativas para su protección, así como colaboraciones en distintos proyectos para mitigar el impacto de sus actividades. El 44% de las empresas han implantado mecanismos de monitorización de emisiones y tan solo tres de cada diez declaran haberlas reducido.

En el informe se pone de manifiesto un mayor grado de sensibilización por parte del entorno empresarial ante la degradación del planeta y la necesidad de repensar algunos de los fundamentos del capitalismo. En este sentido, se constata la orientación hacia un cambio de paradigma entre las empresas entrevistadas. La mayoría ha respondido afirmativamente a la visión del nuevo papel que deberían desempeñar en la sociedad y al vínculo que se establece entre la sostenibilidad y una mayor equidad en el reparto de las ganancias.

La implicación del sector empresarial no solo es decisiva para alcanzar los objetivos de la Agenda 2030, sino también para impulsar el cambio de conciencia que repercuta en toda la cadena de valor, concluyen los autores del estudio.