12 de julio de 2020
3 de junio de 2009

La ONU aconseja a Japón descartar cualquier opción "políticamente inexplicable" de aumentar las emisiones de CO2 en 2020

MADRID, 3 Jun. (EUROPA PRESS) -

Las Naciones Unidas aconsejaron hoy a Japón descartar cualquier opción "políticamente inexplicable" de aumentar las emisiones de dióxido de carbono a la hora de definir los objetivos para el año 2020, durante la Conferencia preparatoria de la Cumbre sobre cambio climático que se celebra esta semana en Bonn (Alemania).

Así, el jefe del Secretariado de la ONU para el Cambio Climático, Yvo de Boer, expresó hoy su deseo de que Japón y Rusia --las dos naciones más industrializadas que todavía no han fijado sus metas para 2020-- puedan acordar objetivos encaminados a la reducción de emisiones.

Está previsto que el primer ministro nipón, Taro Aso, anuncie a mediados de este mes una serie de seis opciones propuesta por un panel de expertos del Gobierno japonés que incluiría desde un aumento de las emisiones en un 4 por ciento con respecto a los niveles de 1990, hasta, por el contrario, una reducción del 25 por ciento.

"Pienso que sería políticamente inexplicable para Japón asumir un objetivo que llevaría a un incremento de las emisiones por encima de su compromiso con los protocolos de Kioto", opina de Boer acerca de una propuesta que es apoyada por varios representantes de la industria. De acuerdo con lo acordado en Kioto en 1997, Japón se ha comprometido a rebajar sus emisiones un 6 por ciento con respecto a los niveles de 1990 entre 2008 y 2012.

Japón es el quinto mayor emisor de gases de efecto invernadero, principalmente a partir de la quema de combustibles fósiles y, en 2007, sus emisiones se situaron un ocho por ciento por encima de lo que marcaban en 1990.

Asimismo, el representante de Naciones Unidas explicó que, según Aso, la reducción del 25 por ciento "resultaría extremadamente cara" en el actual contexto de crisis económica mundial. De ahí que el ministro japonés afirmara que los objetivos nipones se situarían "en algún lugar entre los extremos", de acuerdo con la versión de de Boer.

EFICIENCIA.

Uno de los argumentos defendidos por Japón es la mayor eficiencia que muestra su economía en comparación con otros países desarrollado, principalmente tras la reconversión de su industria debido al espectacular incremento del precio del petróleo en la década de los setenta.

"Espero que fijen objetivos durante esta conferencia", dijo de Boer en el transcurso de una reunión que de 181 países que deben acordar el tratado que será ratificado en el cumbre de las Naciones Unidas, que tendrá lugar el próximo mes de diciembre en Copenhague (Dinamarca).

Los países en desarrollo como China o La India se posicionan a favor de que las naciones más ricas se comprometan a haber reducido sus emisiones en un 40 por ciento en el año 2020 como medida preventiva para los efectos devastadores del cambio climático como tsunamis, extinción de especies o aumento del nivel de las aguas. De ahí que estas mismas naciones insten a los países desarrollados a que fijen sus objetivos antes del próximo día 17 de junio.

Con respecto a este asunto, de Boer declaró que es "demasiado pronto" para saber si los países ricos cumplirán el plazo previsto por las naciones en desarrollo. Los países desarrollados ya han anunciado que no tienen intención de alcanzar un acuerdo colectivo en Bonn, mientras que las Naciones Unidas reiteraron su postura de que las reducciones prometidas hasta el momento "no son lo suficientemente significativas"