22 de octubre de 2020
28 de junio de 2010

La temperatura en Cataluña ha subido 1,05 grados en los últimos 50 años, según un estudio

Descenderá la calidad y la disponibilidad de agua

BARCELONA, 28 Jun. (EUROPA PRESS) -

La temperatura en Catalunya ha subido una media de 0,21 grados por década en los últimos 50 años, por lo que el incremento registrado desde 1960 es de 1,05, según el II Informe sobre Cambio Climático en Catalunya presentado hoy en Barcelona.

Según explicó en rueda de prensa el coordinador del estudio, Josep Enric Llebot, los registros instrumentales han demostrado este incremento de dos centésimas de grado por año, aunque no se manifiesta de forma homogénea para todo el territorio catalán.

A diferencia de otros países, en Catalunya aumentan más las temperaturas máximas que las mínimas, ya que se ha detectado una variación de 0,35 grados por década en verano. "Son variaciones relativamente intensas", dijo Llebot, quien alertó de proyecciones climáticas "preocupantes".

De hecho, auguró --según dichas proyecciones-- que en 2100, en un contexto como el actual a nivel mundial, el aumento de la temperatura media anual podría alcanzar los 4 y 5 grados. "Es mucho", advirtió Llebot alertado de que se prevé un futuro "térmicamente complejo".

MÁS OLAS DE CALOR EN UN FUTURO

Este aumento de las temperaturas también está relacionado con el incremento de las olas de calor, que se pueden prolongar los días en los que la pluviometría sea inferior a 1 milímetro. "Si esto pasa, estos días se formarán olas de calor", avisó.

El aumento de las máximas hace que la primavera llegue antes y el otoño tarde más en marcharse. De hecho, las plantas ya sienten el efecto del cambio climático, de modo que su período vegetativo se ha prolongado unos cuatro días por década en los últimos 50 años.

Esto hace que saquen las hojas 20 días antes que hace 50 años, y que éstas también tarden más en desprenderse de la planta. Con esto, la vida vegetativa se ha prolongado y plantea más dificultades sobre el acceso a los recursos hídricos, pero también ha generado respuestas genéticas adaptativas por parte de la vegetación.

El estudio también aborda el impacto del cambio climático en el medio físico, y concluye que la disponibilidad y calidad de los recursos hídricos descenderá comportando "dificultades". Llebot se refirió al aumento de la superficie boscosa en Catalunya --que generará más retención de agua-- y a la evaporación de las masas de agua por las temperaturas.

"URGENTE ACTUAR"

Ante este escenario, el coordinador del estudio señaló que es "urgente actuar", ya que el cambio climático no es un futuro posible, sino el presente, dijo. Instó a trabajar en todos los contextos posibles cuanto antes, ya que "cuanto más se demoren las actuaciones, más fuertes deberán ser las que se tomen a posteriori".

El experto apuntó que un gran "yacimiento" de ahorro de emisiones en el futuro es la eficiencia energética en la edificación, algo para lo que se ha empezado a legislar, pero, sin embargo, "no se ha manifestado" en los datos recogidos.

El estudio, de 1.200 páginas, se podrá consultar a partir de octubre, ya que actualmente se encuentra en fase de conclusión. En él han participado un centenar de expertos en ciencias naturales y ambientales por encargo del Consejo Asesor para el Desarrollo Sostenible (Cads), la Conselleria de Medio Ambiente de la Generalitat, el Servicio Meteorológico de Catalunya (SMC), el Institut d'Estudis Catalans (IEC) y la Obra Social La Caixa.

Para leer más