29 de enero de 2020
  • Martes, 28 de Enero
14 de abril de 2010

El terremoto de China entra dentro de la "normalidad geológica" de una Tierra, según una experta del CSIC

MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

El terremoto de magnitud 7 en la escala de Richter que sacudió esta pasada madrugada la provincia de Qinghai, en el noroeste de China, entra dentro de la "normalidad en la dinámica de la Tierra", cuyas placas tectónicas están "en constante movimiento", según la geofísica e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, María José Jurado.

Así, explicó que aunque de momento se conocen pocos datos del seísmo este fue de una magnitud 7, pues unos observatorios señalan que fue de 6,9 grados en la escala Richter y otros, de 7,2 grados. "Con el paso de las horas se determinará", señaló Jurado, que añadió que el temblor se registró en una zona donde se esperan "grandes terremotos", donde ya se han producido seísmos similares y donde "se conoce que se producirán en el futuro".

"A efectos de la población, quizá nos llegan más las noticias y de forma más inmediata sobre lo que ocurre, y por eso tenemos la percepción de que es algo anormal, pero para los geólogos, geofísicos e investigadores de la Tierra, esto es algo habitual en la dinámica de la Tierra", subrayó.

No obstante, indicó que el hipocentro del terremoto se produjo a 10 kilómetros de profundidad, es decir, "relativamente muy cerca" de la superficie, un factor que provoca que sus daños sean "más destructivos", a diferencia del que se registró hace escasos días en Granada, que se dio a 619 kilómetros de profundidad.

"Cuando el foco sísmico es tan superficial es muy destructivo, y también influye el tipo de construcciones", comentó la experta que recordó que dos días antes del devastador terremoto de Chile se registró otro seísmo en Japón de 7,2 grados en la Escala Ricther, sin daños ni víctimas.

Además, explicó que el terremoto de China se ha producido en una zona que registra gran sismicidad por contactos entre placas, las cuales sufren una "deformación constante" moviéndose unos centímetros al año, que la población no percibe a diario. "En ese movimiento, los seísmo son pequeños tropezones en los que se libera energía", indicó.

En cuanto a la zona del movimiento sísmico, precisó que se trata de la zona de la Cordillera del Himalaya, una zona activa, al igual que los Andes o Islandia. "En la Tierra no hay nada asentado, todo se está moviendo, y las placas tiene un movimiento continuo, que es lento a escala humana y rápido en escala geológica", precisó.

Finalmente, recordó que la Escala Richter es de tipo logarítmico, lo que significa que un pequeño incremento supone un gran salto, y en cuanto a energía liberada, un grado puede suponer 32 veces el grado anterior.