25 de enero de 2020
  • Viernes, 24 de Enero
  • 14 de abril de 2010

    En los últimos 10 días se registraron 64 terremotos en la Península Ibérica y Canarias, según el Instituto Geográfico

    MADRID, 14 Abr. (EUROPA PRESS) -

    Desde el pasado día 4 de abril, en la Península Ibérica y Canarias se registraron un total de 64 terremotos de magnitud igual o superior a 1,5 grados de magnitud en la Escala Richter, aunque la mayoría de ellos no fueron percibidos por la población. De éstos, cinco se produjeron hoy miércoles, 14 de abril, según datos del Instituto Geográfico Nacional a los que ha tenido acceso Europa Press.

    Así, el seísmo de mayor magnitud detectado hoy, de 2,4 grados en la Escala Richter, se produjo a las 06.14 horas al suroeste del Cabo de San Vicente, prácticamente en el mismo lugar donde el pasado lunes se registró otro de 3 grados en la Escala Richter.

    Además a las 17.10 horas de hoy se detectó otro de 1,7 grados en la Escala Richter frente al Cabo de Palos, entre Alicante y Murcia y de la misma magnitud se produjo un anterior movimiento sísmico en Boca de Turégano (León) y a las 4.32 horas se detectó otro temblor entre las islas de Tenerife y Gran Canaria.

    Sin embargo, el seísmo de mayor intensidad de los últimos diez días fue el registrado en Granada el pasado día 11 en Nigüelas (Granada) que alcanzó una magnitud de 6,2 grados en la Escala Richter, es decir una intensidad alta, pero que debido a que se produjo a 610 kilómetros de profundidad no provocó graves alteraciones, pero que pudo sentirse en numerosas poblaciones cercanas como Antequera, Algeciras, Benalmádena, Málaga, Córdoba, Denia, Estepona, Torremolinos, Fuengirola, Huelva, Granada, Jaén, Marbella, Martos, Melilla, San Fernando y Ciudad Real.

    Con anterioridad, el día 5 de abril se registró un temblor más, de 4,3 grados de magnitud en el suroeste del Cabo de San Vicente. Ese mismo lunes y el domingo día 4 de abril, se detectaron otros dos movimientos telúricos en Vilches (Jaén), de 2,6 grados y 3,2 grados en la Escala Richter, respectivamente. Debido a que estos seísmos se produjeron a 16 y 11 kilómetros de profundidad pudieron sentirse en algunas poblaciones cercanas como La Carolina, Linares, Úbeda o Bailén.

    No obstante, según el presidente del Colegio de Geólogos, Luis Suárez, España cuenta con una "normativa sismorresistente adecuada para que edificios e infraestructuras puedan resistir un terremoto de gran magnitud" aunque tiene un nivel de actividad sísmica "moderado con respecto a otras zonas del mundo", concentrándose la mayoría en el sur y sureste peninsular, sobre todo en Málaga, Almería, Granada y Murcia, donde existe un área de subdución o hundimiento entre la placa de euroasiática y la placa africana, estando en medio la placa del Mar de Alborán. También destacó el Pirineo, entre Navarra y Huesca, donde "existe otra zona de riesgo, pero de menor intensidad".