7 de septiembre de 2015

Ciudadanos españoles ponen cara a la labor europea en la ayuda al desarrollo

MADRID, 7 Sep. (EUROPA PRESS) -

La Representación de la Comisión Europea en España y la Oficina de Información del Parlamento Europeo ha presentado el proyecto '19 ciudadanos ponen cara a la Ayuda al Desarrollo', que tiene como objetivo dar a conocer qué hacen los europeos en este ámbito.

Estos 'ejemplos' españoles son un representante por comunidad autónoma, más Ceuta y Melilla, que brindan su imagen y sus experiencias para constatar que, según ha señalado el organismo europeo, la UE y sus Estados miembros son los mayores donantes mundiales de ayuda al desarrollo.

Los cooperantes españoles acuden a países para ayudar en sus especialidades. Son, en su mayoría, profesionales de la sanidad que, de modo altruista, ayudan en diferentes puntos del mundo para erradicar enfermedades o ayudar tras catástrofes naturales. Pero también hay expertos en cultura y educación, así como religiosos.

En 2013 la UE suministró más de la mitad de la ayuda pública, unos 56.500 millones de euros a ayudar a los países de todo el mundo en su lucha contra la pobreza. Además, el Parlamento Europeo destaca que durante la crisis económica, algunos países miembros recortaron las ayudas al desarrollo, pero ahora los importes totales "parecen aumentar de nuevo".

Desde el organismo señalan que "falta mucho por hacer". Por eso, 2015 ha sido proclamado 'Año Europeo del Desarrollo, con el que se pretende consagrar la acción exterior de la UE, así como el papel de Europa en el mundo.

"Además, este año promete ser de enorme trascendencia, ya que vence el plazo fijado para alcanzar los Objetivos del Milenio y la Asamblea General de la Naciones Unidas va a analizar, en septiembre, los avances en la lucha para erradicar la pobreza y para conseguir un desarrollo sostenible", ha apuntado el parlamento.

Señalan también que se debe lograr un nuevo acuerdo internacional sobre el clima, a finales de año en París. "Siendo decisivas y fundamentales estas grandes decisiones, necesitan siempre de personas normales y corrientes que, con su esfuerzo, con su coraje, con su perseverancia y con su compromiso, las trasladen al terreno y las conviertan en una realidad para mucha gente", indican desde el organismo europeo en España.

ASÍ AYUDA LA UE

El proceso implica que la UE concede a menudo ayuda financiera a organizaciones no gubernamentales locales: desde una asociación local de abogadas que contribuye a hacer valer los derechos de las mujeres, hasta conocidas organizaciones internacionales (como Amnistía Internacional) para que defiendan los derechos humanos. Con ello se quiere garantizar que se encarguen de aplicar los fondos de la forma más eficaz
quienes mejor conocen los países y son expertos en cada campo.

También se cuenta con socios experimentados en organizaciones de las Naciones Unidas (como UNICEF o FAO) y en las agencias de desarrollo de los países miembros de la UE. Del mismo modo, a la hora de planificar su cooperación con los países socios, la UE cuenta con las organizaciones de la sociedad civil.

Finalmente, al elaborar sus programas, la UE no solo trabaja con los gobiernos, sino que también se asegura de que participen en los debates las organizaciones de la sociedad civil. Pueden ser desde organizaciones no gubernamentales hasta sindicatos, pasando por grupos de defensa de los derechos humanos, organizaciones de defensa del medio ambiente o cámaras de comercio, según apunta el Parlamento Europeo.

Para leer más