5 de octubre de 2014

RSC.-BMN obtiene el certificado de materialidad en su segundo informe de Responsabilidad Social Corporativa

MURCIA, 5 Oct. (EUROPA PRESS) -

BMN ha presentado su segundo Informe de Responsabilidad Corporativa 2013, conforme a las directrices de la versión 4 del Global Reporting Initiative (estándar intetrnacional reconocido para la elaboración de informes de esa naturaleza), obteniendo así el certificado de materialidad de GRI.

La entidad vuelve a poner de manifiesto que, desde sus orígenes, los principios de Responsabilidad Social Corporativa forman parte de su esencia y que inspiran los fundamentos de su gestión estratégica. La memoria evidencia cómo las cuestiones de RSC son fundamentales para BMN, el grupo financiero integrado por Cajagranada, Cajamurcia y Sa Nostra.

Fruto de su compromiso con sus grupos de interés, la entidad impulsa principios de RSC en toda su estructura, a través de la gestión estratégica, así como dentro de un marco común de trabajo que ordena cada una de las acciones llevadas a cabo en el seno del desempeño económico, social y medioambiental. Los criterios éticos impulsan la toma de decisiones de la entidad bancaria.

La generación de confianza con los grupos de interés con los que se relaciona la entidad es objetivo prioritario en su modelo de gestión. Así, BMN dispone de un sólido y fluido plan de diálogo con sus grupos de interés, basado en los principios de comunicación, transparencia, honestidad y claridad, y que permite a la entidad financiera detectar y profundizar en el conocimiento de sus necesidades, así como en los asuntos que les son relevantes e incorporarlos a su sistema de toma de decisiones, con el fin de ofrecer respuestas prácticas y eficaces.

Como resultado de este diálogo continuo, BMN ha realizado un análisis pormenorizado de los asuntos materiales para sus grupos de interés, de naturaleza económica, social y ambiental.

El modelo de negocio de BMN lo sitúa como referente en la banca de proximidad, facilitando el acceso a la financiación para activar el tejido empresarial y mejorar la calidad de vida de las familias. A través de la red de 818 oficinas, con la que la institución contaba en 2013, y un equipo de gestores a disposición de los clientes, BMN ha conseguido desarrollar un modelo de negocio próximo y cercano a las personas.

La red comercial de BMN está equilibrada entre áreas urbanas con un elevado atractivo económico, y áreas rurales en las que disfruta de una importante imagen de marca y en las que opera para prevenir la exclusión financiera. En este sentido, el 63,3 por ciento de las sucursales se localizan en ciudades de menos de 50.000 habitantes, y el 36,7 por ciento restante, en núcleos de más de 50.000 habitantes.

Tal y como se pone de manifiesto en el informe de RSC 2013, BMN pone el foco de atención en la adaptabilidad de los créditos a la amplia variedad de perfiles que se acercan a la entidad bancaria, buscando soluciones.

Así, BMN, consciente de la gravedad de la coyuntura socioeconómica, se adhirió en 2013 al Fondo Social de Viviendas, favoreciendo que personas que se encuentran en situaciones de dificultad y en riesgo de exclusión social, puedan acceder a 180 viviendas.

Adicionalmente, BMN facilita a las pymes, empresas y autónomos, una amplia gama de productos y servicios financieros, para su óptimo desempeño profesional. En 2013, la entidad concedió 6.727 operaciones ICO, por importe de más de 360 millones de euros, lo que supone un 3,6 por ciento del total del crédito relacionado con estas líneas, situándose en el octavo lugar de las entidades financieras españolas por número de préstamos ICO concedidos a empresas y emprendedores.

Parte de esta financiación se destinó a emprendedores, autónomos y pymes, que pudieron iniciar nuevos proyectos empresariales, llevar a cabo nuevas inversiones, que necesitaron un refuerzo en su capital circulante o que iniciaron procesos de internacionalización.

BMN también sigue trabajando en el ámbito de la educación financiera con diversos colectivos e instituciones, con el objetivo de acercar el mundo financiero a los ciudadanía.

A través de este compromiso, la entidad bancaria pretende dotar a todos los ciudadanos de las herramientas, habilidades y conocimientos necesarios para que les ayuden a adoptar sus decisiones financieras de forma consciente, informada y apropiada, teniendo en cuenta sus necesidades, su situación individual o familiar y los riesgos que asumen.

En relación con las prácticas de buen gobierno, BMN dispone de una dirección ética y firme, que actúa con transparencia y genera confianza en la sociedad, lo que se complementa con los altos estándares de profesionalidad de las personas que conforman su plantilla.