29 de noviembre de 2020
11 de diciembre de 2007

RSC.- El CRANA crea un fondo para que ciudadanos y empresas combatan el cambio climático en países en vías de desarrollo

Los interesados podrán realizar aportaciones en función de sus emisiones de CO2, a 10 euros la tonelada

PAMPLONA, 11 Dic. (EUROPA PRESS) -

El Centro de Recursos Ambientales de Navarra (CRANA) ha impulsado el 'Fondo Cero CO2', con el que instituciones, entidades y ciudadanos podrán participar en la financiación de proyectos de cooperación al territorio no contaminantes o que promocionen el ahorro, la eficiencia energética, el uso de renovables o las viviendas bioclimáticas.

Las aportaciones económicas de estas personas y organizaciones se realizarán en función de sus emisiones de CO2, que serán anualmente asignadas a los proyectos presentados en las convocatorias ordinarias por las entidades que hoy suscribieron el acuerdo.

El precio estimado para cada tonelada de CO2 es de 10 euros durante 2007, según la referencia en el mercado internacional de carbono. El Crana calculará las emisiones atendiendo a la energía electríca consumida, gasto de calefacción y agua caliente o energía ligada al transporte de personas o consumo de papel y agua.

La consejera de Desarrollo Rural y Medio Ambiente, Begoña Sanzberro, y la consejera de Asuntos Sociales, María Isabel García Malo, presidieron esta mañana la firma de un acuerdo, también apoyado por la Universidad Pública de Navarra (UPNA); la Federación Navarra de Municipios y Concejos; la Coordinadora de ONGs de Navarra; la Fundación Ecología y Desarrollo; y el Centro de Recursos Ambientales de Navarra.

Estas organizaciones, en principio, no realizan aportaciones sino que se comprometen a elegir los proyectos a los que se destinará el dinero, según explicó la consejera Sanzberro.

El acuerdo estará vigente hasta mayo de 2010 y será anualmente prorrogable. La consejera hizo énfasis en lo que realmente "importante" es reducir las emisiones pero aseguró que hay que "ser realista" y "en la medida que eso no ocurre" acudir a otro mecanismo de compensación.

"Hay unas emisiones y como daño menor se pretende que esos proyectos al desarrollo en vez ser contaminantes sean descontaminantes", apuntó la consejera, quien recalcó que son los países menos desarrollados, dependientes de la sector primario, los que resultarán más afectados por el cambio climático. El Fondo atenderá aquellos proyectos que también contemplen instalaciones energéticamente eficientes, plantación o reforestación de árboles, formación y sensibilización en materia de energía y cambio climático, entre otros.

EN LA MEDIDA

Las entidades firmantes se comprometen a impulsar y promover en sus respectivos ámbitos de actuación y en la medida de sus posibilidades la compensación voluntaria de emisiones de CO2 a través del Fondo.

En concreto, está dirigido a la compensación voluntaria de emisiones de CO2 originadas por las administraciones públicas, empresas, sindicatos, organizaciones sociales y personas que a título individual también quieran compensar sus emisiones. Para ello se establecen diferentes modalidades de aportación al Fondo.

Por un lado, las personas jurídicas podrán realizar aportaciones por su actividad global, para lo que se establecerá un acuerdo de colaboración con el Centro de Recursos Ambientales; o por actividades individuales como eventos, jornadas, congresos, etc para lo que la entidad organizadora facilitará al Centro de Recursos Ambientales los consumos energéticos asociados al evento.

De esta manera, se calcularán las emisiones asociadas y la cantidad correspondiente a su compensación. Por último, también se podrán realizar otras aportaciones al Fondo no asociadas directamente a ninguna declaración de emisiones.

En lo que respecta a las personas físicas, estas podrán realizar una compensación individual de las emisiones asociadas al consumo energético doméstico y de movilidad de una persona o familia. El Centro asesorará a las personas en el cálculo de las emisiones y la cantidad correspondiente a su compensación.