19 de enero de 2021
20 de abril de 2006

RSC.- La Fiscalía interroga al presidente de Kia por presuntos desvíos de fondos en Hyundai

El 'escándalo' coincide con el anuncio de la empresa de donar más de 800 millones de euros a acciones sociales y de caridad

SEUL, 20 Abr. (EP/AP) -

La Fiscalía del Tribunal Supremo de Corea del Sur interrogó hoy al presidente de Kia, Chung Eui-sun, en relación con un caso de presunto desvío de fondos y sobornos a funcionarios de la Administración en el que está involucrada su matriz, Hyundai. Chung, hijo del presidente de Hyundai, Chung Mong-Koo, indicó que "colaborará fielmente con la investigación de la Fiscalía".

El máximo responsable de Kia, filial del grupo Hyundai, había recibido la prohibición de la Fiscalía de abandonar el país. Según los medios de comunicación coreanos, la Fiscalía del Tribunal Supremo de Corea del Sur podría interrogar al presidente de Hyundai a partir de la próxima semana.

El presidente del grupo Hyundai y su hijo anunciaron ayer que aportarán 1.100 millones de dólares (856 millones de euros) de sus activos propios a la compañía, con motivo del caso de presunto desvío de fondos. La compañía pidió disculpas por el escándalo suscitado. Este anuncio se produce tras el interrogatorio llevado a cabo en las últimas semanas a directivos de Hyundai.

La investigación se puso en marcha a raíz de la detención del hombre de negocios Kim Jae-Rok, quien presuntamente recibió comisiones de millones de euros para ejercer su influencia en la Administración para la consecución de contratos y permisos para Hyundai.

Los afectados han sido arrestados por haber recibido montantes económicos de Hyundai a cambio de promesas de autorizaciones para construcción, permisos y otros favores. A finales del pasado mes de marzo, la Fiscalía del Tribunal Supremo de Corea del Sur interrogó a otro directivo de Hyundai Motor en relación con el caso de presunto desvío de fondos y sobornos, tras la detención días antes del presidente de la filial de distribución.

En concreto, el fiscal interrogó al presidente de la división de Planes Corporativos, Chae Yang-Ki, quien se convirtió así en el primer ejecutivo de primer nivel que acude a prestar declaración en el marco de la investigación.

Tras Chae Yang-Ki, la policía surcoreana procedió a la detención del presidente de una de las filiales de Hyundai Motor, primer fabricante de automóviles del país asiático y propietario de la marca Kia, acusado de desvío ilícito de fondos para sobornar a funcionarios.

El detenido fue Lee Ju-Eun, presidente de la empresa Glovis, encargada del transporte y la distribución de los vehículos del grupo Hyundai, quien quedó bajo custodia tras las investigaciones y los registros realizados por la policía.

'LAVADO DE IMAGEN'

Coincidiendo con el 'escándalo' estos días la compañía coreana ha dado a conocer una donación de 1.000 millones de dólares (más de 800 millones de euros) para obras de caridad y asistencia social, en un claro intento de 'lavado de imagen', dañada tras el anuncio de estos supuestos sobornos a políticos del país para que favorecieran a la firma en sus decisiones sobre el mercado automovilístico coreano.

En declaraciones recientes, la empresa destacó su intención de dejar a un lado este hecho, tras admitir la propia dirección de la empresa "haber faltado a su deber de ejemplaridad con la sociedad y a sus propias obligaciones sociales, creando inquietud en la población".