9 de agosto de 2020
25 de marzo de 2014

Jáuregui (PSE) lamenta que la política "no ha adquirido la responsabilidad social como una idea fuerza de la sociedad"

Quiroga (PP) cree que los políticos tienen que entender que son "unos simples servidores públicos" y que "la sociedad es de todos"

BILBAO, 25 Mar. (EUROPA PRESS) -

El diputado del PSOE en el Congreso y número dos de la candidatura socialista a las elecciones europeas, Ramón Jáuregui, ha lamentado este martes en Bilbao que la política "no ha adquirido la responsabilidad social como una idea fuerza, como una idea motriz, reformista de la sociedad", a la vez que ha subrayado que la Responsabilidad Social es "contribuir a mejorar la sociedad en la que vivimos".

Jáuregui ha participado este martes en la Universidad de Deusto en una mesa redonda bajo el título "Alianzas público-privadas, una apuesta de futuro de la RSE", que ha contado también con la presencia de la presidenta del PP vasco, Arantza Quiroga, el exdiputado del PNV en el Congreso José Ramón Beloki, el consejero delegado de Elecnor, Rafael Martín, y del director Rotary Club, Zona 13, Eduardo San Martín.

Esta mesa redonda se ha celebrado en el marco del I Foro de Diálogo sobre Responsabilidad Social Deusto Business School - Fundación Elecnor, en el que expertos mundiales han debatido sobre la importancia de la Responsabilidad Social Empresarial (RSE) y la Sostenibilidad Corporativa como "elemento indispensable en la internacionalización de la empresa".

En su intervención, Jáuregui ha reiterado que la responsabilidad social "no es una idea del debate político del mundo" y ha añadido que el problema que tiene la empresa es que "tiene que responder a un nuevo contexto, que le obliga a grandísimos debates que están en el corazón de la idea de la responsabilidad social plena".

El diputado socialista ha dicho que cree en las alianzas público-privadas, en la responsabilidad social y en las "fantásticas cosas que podemos hacer juntos", pero ha considerado necesario que "nos digamos la verdad".

En ese sentido, ha afirmado que la idea de la responsabilidad social de la empresa "no ha penetrado en la realidad empresarial", sino que "ha entrado en algunas empresas" y, en concreto, "en la gran empresa". Según ha advertido, "sólo hemos conseguido instalar este concepto en la pyme".

Además, ha señalado, tomando como referencia América Latina, que en los procesos de corresponsabilidad de las grandes compañías en el ámbito internacional "se han hecho cosas estupendas", pero "no hemos conseguido establecer una cultura de corresponsabilidad de las empresas con los objetivos de un continente que tiene grandísimos problemas de gestión de la cosa pública".

Tras señalar que se ha producido "una creciente y profunda deslegitimación de la idea empresarial, del concepto de la empresa en la sociedad", ha advertido de la existencia de una "creciente confusión entre responsabilidad social con acción social". "A mí me parece estupendo que una empresa contrate discapacitados o que se hagan operaciones para cubrir las deficiencias del sistema público en la educación o en la sanidad de un país u otro, pero la acción social no es responsabilidad social", ha remarcado.

Por otro lado, ha subrayado el hecho de que el informe de RSE, "que determina el compromiso de la RSE de una empresa, se subcontrata", lo que ha considerado "antagónico con la idea horizontal de una responsabilidad social que penetra en el conjunto de la concepción cultural y de la gestión de la empresa", porque, a su entender, "implica simplemente cumplir un trámite más".

"CONTRIBUIR DESDE LA POLÍTICA"

Por su parte, Arantza Quiroga, que se ha definido como una "empleada de los ciudadanos", se ha preguntado "en qué estamos dispuestos a contribuir desde la política para hacer sostenible el desarrollo y el bienestar social en un panorama tan cambiante, tan diferente al de hace solo una década".

Quiroga ha dicho que hace tiempo asumió "algo que se va a quedar con nosotros para siempre, la incertidumbre", y ha advertido de que, en este contexto, "vamos a tener que tirar todos, con nuestros recursos, para navegar en un río revuelto plagado de incertidumbres, pero a la vez también plagado de oportunidades".

Tras afirmar que "la fuerza de una sociedad, su principal riqueza, somos las personas que formamos esa sociedad", Quiroga ha reconocido que los políticos, "muchas veces, hablamos de la sociedad y de su futuro como algo de nuestra exclusiva competencia, una tarea para la que hemos sido elegidos por los ciudadanos, y nos creemos con la capacidad de conducir el futuro de los ciudadanos de acuerdo a nuestros principios y convicciones políticas".

En su opinión, "lo bueno de esta crisis es que nos ha demostrado, de la forma más cruda, que la construcción de un futuro mejor es una tarea en la que debemos implicarnos todos, los partidos políticos, la instituciones públicas, las empresas e instituciones privadas y los ciudadanos".

Quiroga ha advertido de que "no podemos dejar solas a nuestras empresas en la tarea de la competitividad", sino que las empresas competitivas "nacen en sociedades competitivas y, para ello, tenemos que serlo en los tres niveles: en las empresas privadas, en las instituciones públicas y en las organizaciones sociales". "Debemos centrar todos nuestros esfuerzos para integrar esos tres niveles en la acción social y enfocarlos al logro de las aspiraciones, de los sueños y la visión de nuestros ciudadanos", ha subrayado.

Asimismo, ha dicho que una sociedad es "cada vez más una comunidad que se basa en la confianza y en la colaboración" y, según ha remarcado, "ésta es la tarea básica de un político: escuchar, atender, conectar, fomentar esa suma de talento y de energía que pone un país en movimiento y que le permite alcanzar los mayores niveles de desarrollo y bienestar para las personas".

Además, ha señalado que, como políticos, "tenemos que reconocer que los ciudadanos siempre van por delante, entender que la sociedad es de todos y que nosotros somos unos simples servidores públicos". "En esta tarea política tenemos que integrar esfuerzos y fomentar esa colaboración pública y privada", ha subrayado.

Por otro lado, ha señalado que responsabilidad de las empresas es "cada vez mayor", ya que la sociedad exige que, "además de generar riqueza, lo hagan comprometiéndose con las sociedades en las que actúan y respetando el medioambiente".

Por último, Quiroga ha considerado que el nivel político-institucional, el de la empresa y organizaciones sociales deben "colaborar, comprometerse y rendir cuentas a la sociedad, a los ciudadanos, que, en definitiva son a quienes unos y otros nos debemos".