24 de octubre de 2020
7 de marzo de 2014

RSC.-Sólo uno de cada cinco directivos de una empresa española es una mujer, según un estudio

MADRID, 7 Mar. (EUROPA PRESS) -

Las mujeres sólo ocupan el 22% de los puestos directivos en las empresas españolas medianas y grandes no cotizadas (entre 100 y 500 empleados) a pesar de que representan el 52% de la población con estudios universitarios, según el estudio 'Women in business' elaborado por Grant Thornton.

Desde que el 2004 se iniciara el estudio, el porcentaje de mujeres en la dirección ha subido ocho puntos, aunque la mayor parte del crecimiento se produjo entre 2004 y 2009. Desde entonces el indicador ha permanecido estancado. El porcentaje de empresas que no cuentan con ninguna mujer en su equipo directivo también se ha mantenido estancado en el 33% en 2014.

En cualquier caso, España ocupa el puesto 36 de los 45 países que componente el estudios con un porcentaje de mujeres en la dirección, similar al de Estados Unidos, Brasil y Australia.

Según la directora de auditoría de Grant Thornton, Isabela Perea, el hecho de que las mujeres españolas ocupen poco más de una quinta parte de los puestos directivos tiene muy diversas causas, aunque es evidente que la conciliación de la vida laboral y familiar no está resuelta y buena parte de las mujeres acaban poniendo en un segundo plano su crecimiento profesional.

El porcentaje de directivas españolas se sitúa un punto por debajo de la media de la UE (23%), aunque varios países de Europa Occidental superan a España, como Italia y Bélgica, ambas con un 30%, Francia (24%) e Irlanda (23%). Por debajo de España están Reino Unido (20%), Alemania (14%) y Holanda (10%).

Los países más avanzados en este sentido son los Bálticos, con Letonia (41%), Lituania (39%) y Estonia (37%) a la cabeza, seguidos de cerca por Polonia (34%). Rusia (43%), Armenia (35%) o Georgia (35%) se sitúan en los primeros puestos del ranking internacional.

El estudio recoge también el escaso apoyo de los responsables empresariales a la normativa aprobada en noviembre de 2013 por el Parlamento Europeo que obligaba a las grandes empresas cotizadas a contar con un mínimo del 40% de mujeres en sus consejos de administración.

La media de los que defenderían este tipo de medidas es de un 41% y se reduce a 36% en el caso de España. Por el contrario, en países que ya se aplican cuotas obligatorias para sus grandes cotizadas como Italia y Francia el apoyo es significativamente mayor, del 51% y 50%, respectivamente.

Así, Perea señala que las diferencias en la presencia de mujeres en la dirección se explican por factores culturales y también por factores normativos, y afirma que las cuotas de presencia femenina pueden marcar la senda a muchas empresas.

FLEXIBILIDAD LABORAL O AYUDAS

En España, el 75% de las empresas declara que alguno de sus profesionales con hijos se acoge a algún tipo de medida de flexibilidad laboral como jornada reducida, horarios flexibles o teletrabajo. En cambio, sólo un 21% proporciona ayudas para el cuidado infantil como los bonos guardería y únicamente el 6% cuenta con guardería en el centro de trabajo.

Las cifras, según el estudio, son similares a la media de la UE, con la excepción de los países bálticos, que tienen un menor porcentaje de flexibilidad laboral, pero más ayudas para el cuidado infantil.

Según Perea, mientras no se repartan igualitariamente las responsabilidades familiares, las medidas de apoyo al cuidado infantil podrían resultar más eficaces que las reducciones de jornada, ya que permiten a la mujer continuar con su carrera profesional en condiciones más equiparables a las de sus compañeros.