28 de mayo de 2020
2 de abril de 2020

La Junta entrega 12.000 mascarillas a residencias de mayores y de personas con discapacidad de Granada

La Junta entrega 12.000 mascarillas a residencias de mayores y de personas con discapacidad de Granada
Cargamento de mascarillas para residencias de mayores y de personas con discapacidad de Granada. - JUNTA DE ANDALUCÍA

GRANADA, 2 Abr. (EUROPA PRESS) -

La Delegación del Gobierno andaluz, a través de la Consejería de Salud y Familias de la Junta de Andalucía y atendiendo a la "situación excepcional" derivada de la pandemia del coronavirus Covid-19, ha entregado 12.000 mascarillas a la Diputación de Granada para su envío a las distintas residencias de personas mayores y personas con discapacidad de la provincia granadina.

El delegado del Gobierno andaluz en Granada, Pablo García, ha agradecido en un comunicado la aportación por parte de la Consejería de Salud y Familias, y ha recalcado que "se seguirán haciendo estas aportaciones a lo largo de los días".

Además, ha vuelto a reclamar al Gobierno de España que haga "un esfuerzo" por hacer llegar a Granada el material necesario para los servicios sanitarios, los cuerpos y fuerzas de Seguridad del Estado, los Bomberos, y "todo aquel personal que se encuentre en primera línea de batalla de esta pandemia en la ciudad".

Según ha defendido, "la Junta de Andalucía en Granada hace lo imposible por dotar a los servicios del material que le corresponde y no parará de reclamarlo hasta que todos puedan trabajar con seguridad".

Desde la Junta han detallado que este último es el tercer reparto en la provincia granadina de este material sanitario que, desde finales de marzo, asciende a 38.000 mascarillas, además de 25.500 unidades de guantes. Este material se ha destinado a profesionales de los centros sanitarios y trabajadores sociosanitarios de centros residenciales con el objetivo de que puedan "afrontar con seguridad los posibles casos de coronavirus que se produzcan".

Alrededor de un centenar de centros residenciales han recibido en la última semana este material, coordinado por la Delegación Territorial de Salud y Familias, que desde hace días ha implementado un sistema de seguimiento y apoyo para los cuidados y prevención del Covid-19, en el caso de aquellas personas atendidas en estos centros.

"La distribución", según la coordinadora de la Unidad Provincial de Residencias, Mariola Soto, "se lleva a cabo por toda la provincia, atendiendo de forma proporcional a los distintos centros teniendo en cuenta, entre otros factores, el número de personas usuarias que albergan y los trabajadores que desarrollan su labor en los mismos".

El delegado territorial, Indalecio Sánchez-Montesinos, ha destacado el "esfuerzo" que se está haciendo para poder facilitar "todas las medidas de protección" al personal de estas residencias, con cuyas direcciones se mantiene un "permanente contacto".

En ese sentido, ha recordado que desde la Consejería de Salud y Familia y el Servicio Andaluz de Salud se ha planificado la organización y coordinación de los servicios para "garantizar la adecuada atención a las necesidades de salud de las personas de los centros residenciales"; una reorganización que se activa ante la presencia de casos, "facilitando todos los medios profesionales y materiales necesarios para garantizar la asistencia efectiva".

La provincia de Granada cuenta con una Red de trabajo formada por enfermeras gestoras de casos que actúan coordinadamente con las enfermeras de familia de los diferentes distritos y áreas sanitarias, para atender, asesorar y colaborar en la atención a los problemas de salud de personas que viven en centros residenciales, surgidos a tenor de la situación provocada por la aparición y extensión del Covid-19, según detallan desde la Junta.

Asimismo, y además de contar con la enfermera gestora de casos, y para "aquellas situaciones que por su complejidad o condiciones clínicas lo requieran", se activa la atención médica presencial a través del desplazamiento de los equipos de salud del centro sanitario o la activación de los servicios de urgencia y, cuando sea necesario, de los servicios especializados hospitalarios mediante teleconsulta o visita presencial cuando sea necesario.

Igualmente, cuando se detecta la necesidad de presencia de profesionales para continuar con los tratamientos necesarios, así como la vigilancia y control de síntomas durante el tratamiento y evolución de los pacientes, se dota a la residencia de "las necesidades profesionales y materiales que se vayan requiriendo en base a criterios clínicos".