28 de octubre de 2020
24 de septiembre de 2020

El laboratorio de Salud Pública de Málaga amplía su cartera de servicios con un área de análisis molecular

El laboratorio de Salud Pública de Málaga amplía su cartera de servicios con un área de análisis molecular
Un profesional del laboratorio de Salud Pública de Andalucía en Málaga - JUNTA DE ANDALUCÍA

MÁLAGA, 24 Sep. (EUROPA PRESS) -

El laboratorio de Salud Pública de Málaga ha puesto en marcha una nueva línea de trabajo relacionada con la genética molecular aplicada a los análisis en el marco de protección de la salud. Por primera vez dentro de la Red de Laboratorios de Salud Pública de Andalucía, los análisis de muestras alimentarias y ambientales se llevarán a cabo mediante la técnica de PCR, lo que redundará en una mayor rapidez y en una mayor capacidad de análisis de muestras respecto a los métodos tradicionales.

Esta iniciativa supone un paso más en el desarrollo del laboratorio de Salud Pública "situándolo en la vanguardia de las técnicas de análisis microbiológicos actuales", según ha informado la Junta de Andalucía en un comunicado.

En este sentido, hay que recordar que este centro participa en el Sistema Integrado de Epidemiología Genómica de Andalucía (SIEGA) como laboratorio de referencia en la primera fase del proceso, fase que consiste en la extracción del material genético de las cepas aisladas.

El SIEGA ha sido puesto en marcha por la Dirección General de Salud Pública y Ordenación Farmacéutica de la Consejería de Salud y Familias y tiene como objetivo elevar el nivel de protección de la salud de la población andaluza, ya que permite identificar de forma rápida y precisa la cepa de bacterias, virus y otros patógenos implicados en un brote de origen alimentario o ambiental.

Esto es posible gracias a la posibilidad de realizar la secuenciación genómica completa de las cepas, lo cual permite distinguir e identificar la cepa del patógeno responsable del brote con una precisión que el método tradicional, basado en la encuesta epidemiológica y la trazabilidad, hacía inalcanzable ya que son muchos los elementos que pueden interferir a la hora de determinar el origen de un brote.

La principal novedad que aporta este sistema es la integralidad, pues aúna en una sola base de datos la información genómica de cepas de origen alimentario, ambiental, clínico y de la producción primaria agrícola y ganadera, lo que implica un trabajo colaborativo entre distintas consejerías y entes de la comunidad autónoma.

Así, las muestras que se analizan pueden ser alimentarias, ambientales (agua, tierra, aire ambiente), muestras procedentes de ganaderías y cultivos, y muestras clínicas susceptibles de haber producido una infección en el hombre, tal como sangre, orina, saliva, etcétera.

Todas las muestras son transportadas al laboratorio en condiciones específicas y procesadas para la extracción del ADN bacteriano que determinará la identificación precisa del patógeno. El laboratorio encargado de recepcionar el material genético realiza la secuenciación masiva del ADN, y la secuenciación obtenida se enviará al Área de Bioinformática Clínica del sistema sanitario público de Andalucía para su análisis bioinformático y traducción de la secuencia a un informe.

Actualmente se reciben en el laboratorio de Salud Pública de Málaga cepas procedentes no sólo de todas las provincias andaluzas, sino de otras comunidades autónomas y de otros países, como es el caso de Francia.

En el desarrollo del proyecto participan la Fundación Progreso y Salud, concretamente el Área de Bioinformática Clínica; el Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer) y la Red de Laboratorios de Salud Pública de la Consejería de Salud y Familias.