14 de diciembre de 2019
  • Viernes, 13 de Diciembre
  • 12 de noviembre de 2019

    La Junta plantea medidas para una pesca de dragas mecanizadas "rentable y sostenible" en el Mediterráneo

    La Junta plantea medidas para una pesca de dragas mecanizadas "rentable y sostenible" en el Mediterráneo
    Un barco de pesca con draga. - JUNTA DE ANDALUCÍA - ARCHIVO

    SEVILLA, 12 Nov. (EUROPA PRESS) -

    El Consejo de Gobierno andaluz ha conocido este martes el informe de la Consejería de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Sostenible sobre el inicio de la modificación del Plan de gestión para la pesquería de rastro o dragas mecanizadas en el litoral mediterráneo de Andalucía, con la que plantea medidas para una pesca "económicamente rentable y sostenible desde un punto de vista de conservación de los recursos".

    La vigencia del plan actual concluye el próximo 31 de diciembre, por lo que se hace necesario acometer su reforma para introducir los cambios necesarios y prorrogar su vigencia hasta el 31 de diciembre de 2023, según ha explicado la Junta.

    En una nota, desde el Gobierno andaluz han detallado que el nuevo Plan, que se ha enviado a la Comisión Europea para su aprobación y entrada en vigor, se refiere a la captura de moluscos bivalvos desde embarcación, modalidad de "marcado carácter tradicional" en el litoral mediterráneo de Andalucía.

    Entre las principales novedades se encuentra la revisión al alza de las capturas de coquina, corruco y chirla, manteniendo las de concha fina.

    El nuevo plan contemplará los informes científicos que aseguran el rendimiento máximo sostenible de esta pesquería, de forma que se establecen topes de capturas anuales para conservar el caladero, "se favorece la recuperación de las especies y, en definitiva, se contribuye a una pesca económicamente rentable y sostenible desde un punto de vista de conservación de los recursos", según defiende la Junta.

    En el caso de la coquina, el nuevo plan recoge un incremento de la captura total anual hasta un máximo de 36 toneladas, frente a las 35 actuales. Para la chirla, la captura máxima anual se fija en 32 toneladas frente a las 22 actuales, y en el corruco se pasa a 1.450 toneladas, aumentando así las 1.290 de este año. En último término, respecto a la concha fina se mantiene la captura en las 216 toneladas actuales, cantidad que "satisface las necesidades del sector".

    Desde la Junta explican que para esta modificación se han atendido las demandas recibidas por los pescadores y se ha tenido en cuenta "la importancia del sector desde el punto de vista socioeconómico en las zonas altamente dependientes de la pesca y para garantizar la actividad económica de las embarcaciones durante todo el año".

    Para ello, se consideran los resultados de los informes científicos y la evaluación y seguimiento de la pesquería. A la fecha actual, los estudios científicos realizados por el Instituto Español de Oceanografía en el seguimiento de las pesquerías muestran que las poblaciones de coquina, concha fina, corruco y chirla se encuentran en una "situación de buena salud" y el análisis de los valores utilizados sugiere la posibilidad de una revisión de las mismas.

    Con el fin de realizar un seguimiento más adecuado de la evolución de las capturas totales anuales, el plan contempla que la campaña de pesca no se corresponda con el año natural, sino que comience al final del período de veda y finalice con el comienzo de la veda anual del siguiente año. Mientras, para el corruco, la campaña de pesca se concentra durante los meses de octubre a marzo, en función de la demanda de las empresas dedicadas a la transformación de esta especie.

    La flota dedicada a la actividad del rastro o dragas mecanizadas en el Mediterráneo andaluz está integrada por 214 embarcaciones de pequeñas dimensiones que generan del orden de 1.200 puestos de trabajo directos e indirectos y que emplean rastros tradicionales especializados en la captura de corruco, concha fina, chirla y coquina.

    Las embarcaciones marisqueras del Mediterráneo suelen alternar esta actividad con otras modalidades propias de artes menores, en función de la época del año.