18 de septiembre de 2019
3 de septiembre de 2019

Así es el reto de las 52 semanas

Así es el reto de las 52 semanas
ESTAR DONDE ESTÉSESTAR DONDE ESTÉS

Despacito y con buena letra. Esta es la clave principal para lograr nuestros objetivos. Ahorrar tiene mucho de constancia y fuerza de voluntad, pero también existen tentaciones o imprevistos que acaban dando al traste con lo que nos habíamos propuesto.

Pero, ¿y si te dijésemos que empezar a ahorrar es más sencillo de lo que piensas?

Así funciona el reto de las 52 semanas, las mismas que tiene un año. El modus operandi es muy sencillo; cada semana, apartamos un euro más que la semana anterior: 1 € la primera semana, 2 € la segunda semana, 3 € la segunda semana y así sucesivamente hasta la semana 52, cuando apartaremos 52 €.

Al principio, el reto parece sencillo, pero conforme avancen las semanas se irá complicando más porque las cantidades a apartar serán cada vez mayores. El último mes es el más complicado, ya que tendremos que disponer de un ahorro de más de 200 €.

Pasito a pasito y siendo constante habremos conseguido ahorrar la nada despreciable cifra de 1.378 €.

Variantes del reto de las 52 semanas

Podemos adaptar este truco a nuestras necesidades particulares. Una variante del mismo es empezar el año por cantidades más altas e ir reduciendo de manera progresiva las aportaciones. Es decir, empezar la primera semana por 52 € y la última terminar con 1 €, concentrando todo el esfuerzo al principio. La cantidad ahorrada al final de año será en este caso la misma.

Otra opción es multiplicar cada aportación mensual por un número. Por ejemplo, en caso de que sea 2, la primera semana aportaremos 2 €, la segunda 4 €, la tercera 6 € y la última 104 €. Al final de año, habremos obtenido el doble, es decir, 2.756 €.

Hay que tener en cuenta que de nada sirve crear una variante de este tipo si no conseguimos ser constantes o si necesitamos este dinero para otros fines.

Recomendaciones para superar el reto

Huelga decir que, como cualquier otro desafío que se nos presenta en la vida, el primer paso es tomárselo en serio. Y qué mejor forma de hacerlo que materializar todo ese ahorro en un objetivo, una recompensa que nos haga especial ilusión: una bicicleta, un viaje o, por qué no, la entrada de un coche.

Y, sobre todo, elige un destino diferente al de tu cuenta corriente habitual. Puede ser una cuenta remunerada, un depósito a plazo fijo e incluso un fondo de inversión. Y si este proceso puede ser automático, a través de transferencias programadas, mejor que mejor. De este modo, evitaremos tentaciones de utilizar este dinero.

Lo destacable del reto de las 52 semanas es su sencillez y que crea un hábito de ahorro para sanear la economía familiar. Pero lo mejor es que supone todo un reto para tus finanzas personales. Y tú, ¿serías capaz de ahorrar casi 1.400 € en 52 semanas?

Contador

Lo más leído en Estar donde estés