13 de agosto de 2020
5 de julio de 2010

Adif inicia la construcción del viaducto de Echevarri (Álava) en el tramo Aramaio-Mondragón del Tren de Alta Velocidad

VITORIA, 5 Jul. (EUROPA PRESS) -

Adif ha iniciado la construcción del tablero del viaducto de Echevarri (Álava), incluido en el tramo Aramaio-Mondragón, situado entre las provincias de Álava y Gipuzkoa, de la Línea de Alta Velocidad Vitoria-Bilbao-San Sebastián. La estructura proyectada tiene una longitud de 307 metros y se apoyará sobre cinco pilas con alturas que van de los 22 a los 62 metros.

La Delegación del Gobierno en el País Vasco ha informado en un comunicado, de que el tablero, que albergará doble vía de ancho internacional para alta velocidad, se realizará mediante el sistema de autocimbra, creando seis vanos --espacio entre pilas-- con luces que van de 38 a 56 metros.

Según el proyecto constructivo, el trazado del tramo que discurre a lo largo de 3,3 kilómetros, se completa con el túnel de Atxetarri, el viaducto sobre la A-2620, el de Echevarri y el Puesto de Adelantamiento y Estacionamiento de Trenes (PAET) de Aramaio.

El delegado del Gobierno en el País Vasco, Mikel Cabieces, ha recordado que en este momento se trabaja ya en más de 54 kilómetros de plataforma de los 90,3 km que completan el trazado del ramal Vitoria-Bilbao, encomendado a Adif. "Estos kilómetros corresponden a trece de los veinte tramos en los que se ha dividido la ejecución de la obra por razones de operatividad" ha explicado.

Por otra parte, ha señalado que están en fase de redacción del proyecto constructivo los tres tramos que conforman el llamado 'Nudo de Bergara', Mondragón-Bergara, Elorrio-Elorrio y Elorrio-Bergara, que suman 17 kilómetros. También están en fase de redacción los tramos Elorrio-Atxondo,(4,2 km) y Atxondo-Abadiño (4,2 km), mientras que los proyectos de integración de las dos capitales están en fase de estudio.

MEDIDAS MEDIOAMBIENTALES

Por otro lado, Adif ha recordado que invierte una media del 12 por ciento del coste total de las obras en la protección medioambiental del trazado, aplicando medidas de protección del entorno natural en todos los proyectos de construcción de nuevas líneas ferroviarias, ajustándose a las estipulaciones de la Declaración de Impacto Ambiental (DIA), además de realizar mejoras en el entorno natural, de forma voluntaria.

Al término de la obra en el tramo Aramaio-Mondragón, y para la total integración de la infraestructura con el entorno natural, en este tramo se revegetarán 188.615 metros cuadrados -equivalentes a casi 19 campos de fútbol- con arbustos y plantas herbáceas, además de replantar un total de 4.539 árboles autóctonos.

En el trazado entre Vitoria y Bilbao se revegetarán más de 2.433.132 metros cuadrados (equivalentes a 243 campos de fútbol), con arbustos y herbáceas, y se replantarán un total de 118.623 árboles autóctonos.

La protección de las zonas por las que discurren los nuevos trazados incluye medidas previas y posteriores a la realización de las mismas que afectan tanto al entorno natural como al urbano, y contribuyen a minimizar el posible impacto de las obras. Entre ellas, la protección de los arroyos, sistemas fluviales y de la calidad de las aguas con la consiguiente elaboración de planes de vigilancia ambiental del propio proyecto constructivo.