20 de junio de 2019
  • Miércoles, 19 de Junio
  • 9 de junio de 2008

    (Amp)-Azkarate dice que la propuesta de Ibarretxe tiene más razón de ser tras el rechazo del PSE a negociar con PNV

    Afirma que el Gobierno hará "cuanto esté en su mano" para celebrar la consulta y pregunta qué artículo de la Constitución la prohíbe

    BILBAO, 9 Jun. (EUROPA PRESS) -

    La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, afirmó hoy que la propuesta del lehendakari, Juan José Ibarretxe, "tiene más razón de ser que nunca", tras saberse que el PSE-EE rechazó el pasado 11 de febrero negociar con PNV las cuestiones tratadas en las conversaciones de Loiola, que mantuvieron jeltzales, socialistas y Batasuna.

    En una entrevista concedida a Radio Euskadi, recogida por Europa Press, Azkarate consideró que hay que "explicar e intentar dejar claro por qué hemos llegado a donde hemos llegado y por qué tiene más razón de ser que nunca la propuesta que el lehendakari puso encima de la mesa en septiembre del año pasado".

    "Y si alguien todavía tiene dudas, creo que hay que leer la portada de El País de hoy y las declaraciones que aparecen en su interior sobre, al parecer, la reunión que mantuvieron Egiguren y Urkullu, es decir, el PSE-EE y el PNV, y las declaraciones del ministro Pérez Rubalcaba", añadió.

    En esta línea, destacó que "está bastante claro que el lehendakari tiene más razón que un santo cuando insiste una y otra vez en que el presidente Zapatero se niega a hablar con él y, al parecer los socialistas también se niegan a hablar con el PNV de las mismas cosas que sí hablaron con Batasuna y de las que no sé si están dispuestos a hablar, pero de eso con el PNV, nada", dijo.

    En su opinión, en una situación de bloqueo, puede aceptarse "sin más y decir que aquí no hay nada que hacer y hay que esperar, y otra es decir 'yo no me resigno y voy a seguir haciendo todo cuanto esté en mi mano, para seguir adelante y seguir insistiendo en abrir una vía, un camino de futuro a esta sociedad', que es en lo que lleva empeñado el lehendakari y los tres partidos que forman el Gobierno vasco".

    Preguntada por si hay 'Plan B' del Gobierno vasco por si el Tribunal Constitucional acepta la impugnación contra la convocatoria de la consulta y ésa se suspende, Miren Azkarate lo rechazó y señaló que el Ejecutivo "está en el Plan A".

    "Si se confirma, definitivamente, la negativa absoluta del presidente Zapatero, del PSOE y, al parecer, también del PSE-EE a hablar de estas cuestiones, de cosas vitales para el futuro de este país, como son la paz y los acuerdos políticos. Si están dispuestos a dar la llave de estas cuestiones a ETA o a Batasuna, lo siento mucho, pero otros no nos vamos a conformar, vamos a denunciarlo y vamos a seguir haciendo cuanto esté en nuestras manos para decir que las riendas políticas deben estar en manos de las formaciones políticas", apuntó.

    En este sentido, avanzó que lo denunciarán y harán cuanto esté en su mano "para decir que las riendas políticas deben estar en manos de las formaciones políticas y que, desde luego, el lehendakari, las instituciones vascas y los partidos políticos que forman el Gobierno, tienen tanta legitimidad como cualquier otra formación política para plantear iniciativas y para reclamar que, como mínimo, se sienten a hablar, a negociar y se intente alcanzar acuerdos políticos".

    "Luego se puede conseguir o se puede fracasar, pero, ciertamente, la mejor manera de no conseguir nada, es no sentarte siquiera y decir: 'No, con vosotros no'. Vale, fantástico", apuntó Azkarate.

    La representante gubernamental insistió en eludir responder qué harán si se prohíbe la consulta. "Repito. Como portavoz y el Gobierno no nos queremos poner en el día I+D. Estamos donde estamos y no entendemos por qué tiene que prohibir el Constitucional nada. No entendemos por qué se dice tan alegremente que es inconstitucional la consulta, en qué artículos se dice eso. Lo único que tenemos es una frase que, a fuerza de repetir, parece que se quiere convertir en realidad y no es cierto", manifestó.

    LA CONSULTA Y LA CONSTITUCION

    En esta línea, emplazó a que "alguien diga, por favor, qué artículo de la Constitución dice que un Gobierno autónomo no puede convocar una consulta". "Por qué, si eso es así, tanto Andalucía como Cataluña tienen reconocidos en sus estatutos de autonomía la capacidad de convocar consultas y por qué no se puede interpretar que el artículo 9.2 del Estatuto de Gernika sí nos habilita en una lectura comprensiva para realizar una consulta para preguntar a la ciudadanía", dijo.

    En esta línea, señaló "por qué un lehendakari no puede preguntar a la sociedad qué es lo que opina sobre la paz, que es lo que opina sobre los acuerdos políticos". "¿Tanto miedo nos da la respuesta de la sociedad? Porque, francamente, es la única forma en la que se puede entender tanta obstinación, tanto negativa", indicó.

    A su juicio, "si tenemos tan claro que la sociedad no nos respalda, que divide, que no está de acuerdo, por qué no se le deja al lehendakari preguntar". "Como él decía, que no le quieran tanto, que no le arropen tanto y que le dejen estrellarse. ¿Tanto miedo nos da la respuesta de la sociedad", afirmó.

    Para la portavoz del Gobierno vasco, "lo que realmente es lo que da pánico a algunos políticos es que la sociedad dé un mandato imperativo". "A un mundo le da pánico que diga que se acepta un final dialogado, pero siempre que ETA, de una vez por todas y para siempre, decida previamente abandonar la violencia, y por otra parte, a otro espectro le puede dar también pánico ver un mandato potente de la sociedad, diciendo 'hagan el favor de sentarse e intentar llegar a acuerdos que para eso están donde están y ésa es la obligación de las formaciones políticas'", dijo

    COMPETENCIAS

    Miren Azkarate afirmó que no entiende "de dónde surge la polémica" sobre competencias y recordó que no han servido "para nada" las reclamaciones para que se culminaran las transferencias pendientes.

    En su opinión, no hay "contradicción" en pedir las competencias que prevé el Estatuto de Gernika, "y que se tenía que haber cumplido hace mucho tiempo", y la petición de un cambio de marco jurídico-político.